Valencia aúna mar y paisaje en obras de los últimos 40 años de Juan Uslé

Agencia EFE
·2 min de lectura

Valencia, 12 feb (EFE).- El artista santanderino Juan Uslé exhibe en el centro de arte Bombas Gens la muestra "Juan Uslé. Ojo y paisaje", una recopilación de obras suyas de los últimos 40 años en la que se fusionan el mar, el agua, los ríos y el paisaje como sus inspiraciones más importantes.

En la presentación este viernes, Uslé ha reconocido que exponer en el recinto valenciano gestionado por la Fundació Per Amor a l'ART (FPPA) es como si le "hubiese tocado la lotería", ya que Bombas Gens se encuentra muy cerca de donde vivió de joven cuando se trasladó a Valencia para estudiar Bellas Artes

"He estado muy vinculado a la zona durante el montaje. Es un viaje de 40 años y es como volver a los 80", ha remarcado Uslé y ha recordado el proceso de memoria que le ha supuesto la exposición: "El laboratorio donde revelaba las fotografías, mi habitación en Valencia; más adelante, el negro de Nueva York, la amnesia por recordar la imagen...".

Sobre su estilo, el pintor santanderino ha remarcado que "es tan interesante el susurro como el grito" y ha explicado que, cuando iba a escuchar las olas por la noche en sus primeros meses en Nueva York, necesitaba tener "tanto el sonido lejano del mar como el sonido que hacían las olas al romperse".

Uslé ha recalcado el movimiento que se producía junto a la luna reflejada y ha manifestado que el paisaje "siempre está en movimiento"; por eso le gusta que sus pinturas "tengan nubarrones que reflejen esa oscilación". "Lo más importante es que algo lata", ha subrayado.

"Si no late, para mí es una representación gráfica que está más próxima a la muerte, pero yo necesito que esté más próximo a la vida, por eso es necesario el movimiento", ha defendido el artista, que alterna en las pinturas sus vivencias en Saro (Cantabria), Valencia, Benissa (Alicante) y Nueva York.

Ha explicado que estos 40 años "han sido un viaje de aproximación, de inmersión, de compromiso y de muchísima intensidad a través de la pintura", y ha expuesto que uno de los estímulos "mágicos" de la exposición es que él "vivía aquí al lado, en una caseta que no existe, que alquilaban por 800 pesetas".

Preguntado por lo que ha cambiado el arte durante estos 40 años, ha incidido en que "todo ha cambiado mucho". "El arte -ha agregado- es algo móvil y cambiante, que nos tiene que servir para hacernos preguntas por dentro y hacernos sentir"

(c) Agencia EFE