Todos los usos del Agua Florida: la loción cítrica de la buena suerte

·4 min de lectura
Photo credit: Kristina Strasunske
Photo credit: Kristina Strasunske

Dicen que fue en el siglo XIX cuando se creó el primer "agua florida" o "agua de Florida". Desde entonces, la fiebre por esta botella a la que atribuyen propiedades "mágicas", no ha hecho más que aumentar.

Surgió en Estados unidos en 1808, bajo la marca comercial Murray y Lanman. Su creador fue el perfumista Robert I. Murray, en Nueva York, como una referencia más fresca que la clásica agua de colonia. En esta se añadió más intensidad a su parte cítrica gracias a la naranja, el nerolí y el limón. En definitiva, no es un perfume, sino un agua perfumada, la versión americana del famoso eau de cologne.

El agua florida añade notas picantes gracias a ingredientes como los clavos de olor o la lavanda y su nombre hace referencia a Florida, lugar donde supuestamente está la "Fuente de la Juventud" y la base floral de este agua perfumada.

Photo credit: Anastasiia Krivenok
Photo credit: Anastasiia Krivenok

Todo bien hasta aquí. Una marca comercial la registra y comienza a vender botellas de agua florida como churros. Pero entonces entró en juego el mundo espiritual.

Propiedades "mágicas"

Fue gracias a los curanderos del norte de Perú cuando comenzó a tener tintes místicos, pues utilizaban este agua florida para hacer limpiezas energéticas, ofrendas... Y entonces comenzó a extenderse por todo el mundo espiritual por la atribución de propiedades mágicas para atraer la abundancia, la buena suerte y limpiar la mala vibra. Se utiliza en las meditaciones, en las prácticas de reiki, para recargar energía (positiva), para limpiar energéticamente las herramientas espirituales (como los cristales o las velas)...

Pues bien, no sólo se utiliza en rituales para todo esto, sino que el que algunos llaman "el perfume más famoso del mundo", es además un buen aliado del skincare, porque también tiene beneficios sobre la piel.

Usos del agua florida en el cuerpo

Al Agua de Florida se le atribuyen beneficios como el alivio de los dolores musculares o dolor de cabeza, aplicando un poco del líquido en las zonas doloridas, en frente o sientes y haciendo suaves masajes; también hay quien lo usa como tónico por su acción suavizante y astringente sobre la piel e incluso como loción tras el afeitado para reducir irritaciones.

Muchos lo usan también para calmar los picores de la cabeza, para aliviar los pies cansados incluso para aliviar el embotellamiento que producen los catarros, inhalando su aroma.

Photo credit: Milamai
Photo credit: Milamai

Y para el hogar, el agua florida también tiene algún que otro uso: como ambientador, pulverizado en las estancias; para aromatizar armarios o cajones y en los baños, para hacerlos aún más relajantes añadiendo unas gotas en el agua.

Y ahora que has llegado hasta aquí y ya no tienes claro si usarlo en un ritual de buena suerte, como ambientador de casa o para aliviar tus migrañas, tenemos otra buena noticia. Además de poder comprar la marca oficial registrada ya lista para consumir, ¡puedes hacerla tú misma en casa!

No te costará encontrar los ingredientes, porque su base es cítrica, floral y especiada. Y sólo necesitarás agua destilada y alcohol para el resto. Aquí tienes la receta.

Photo credit: Elena Popova
Photo credit: Elena Popova

Cómo hacer agua florida en casa

Ingredientes

  • 1 tarro de vidrio de al menos 2 litros de capacidad, desinfectado

  • 1 litro de agua destilada (o agua hervida)

  • 2 ramas de canela

  • 1 naranja

  • 1 limón

  • 1 mandarina

  • (o la cantidad de cítricos que quieras añadir dependiendo de la intensidad que quieras darle)

  • lavanda fresca

  • romero fresco

  • clavos de olor

  • menta seca molida

  • alcohol de 96% vol., vodka o aguardiente

Estos son los ingredientes básicos, pero el agua florida admite mucho más: flores de hibisco para darle además un toque picante y un color rosado a la mezcla, pétalos de rosa para darle un aroma empolvado, un toque verde con salvia e incluso algunas gotas de aceites esenciales como el de lavanda, si no tienes fresca.

Cómo hacerlo

  1. Pela las frutas y corta su piel en trozos pequeños que quepan en la botella.

  2. Añade en el tarro la mitad de agua destilada.

  3. Añade las pieles de frutas, la canela (puedes romperla con los dedos para que desprenda más olor si quieres)

  4. Pon los clavos de olor, las hierbas y flores que hayas elegido (en los herbolarios tienen completísimas selecciones de flores y hierbas naturales puras perfectas para tu agua florida)

  5. Añade la mitad de alcohol y el resto de agua destilada para que todo quede cubierto.

  6. Cierra bien el frasco y agita.

  7. Deja que la mezcla repose en un sitio donde no le dé la luz.

  8. Después de este tiempo, filtra la mezcla con una tela y pon la colonia en otro frasco, lista ya para usar.

Tip "mágico"

Pon una amatista en el fondo de la botella durante este tiempo de reposo para cargarla de protección espiritual.