VÍDEO | El golpe sin mirar de Rafa Nadal que dejó al público del US Open boquiabierto

Todos los famosos que acudieron a la pista central del US Open para ver a Nadal no salieron decepcionados. El mallorquín, que fue de menos a más para terminar arrasando a Berrettini por 7-6 6-4 6-1 volvió a dar muestra de su talento con un arsenal de golpes sorprendentes. El más espectacular ocurrió en la tercera manga: el mallorquín apretó al italiano subiendo a la red, pero Berrettini contestó con un globo que parecía definitivo. Estaba equivocado. Nadal corrió ágilmente y demostró su control sobre todo lo que ocurre en la pista, al colocar sin mirar una derecha invertida contra la que su rival nada pudo hacer.

Nadal, tres veces campeón del Abierto de EE.UU., consiguió pasar así a la final del último Gran Slam del año después de un encuentro de más de dos horas y media en el que Berrettini trató de superar a su rival con potentes saques y despistar con repentinas dejadas.

"Creo que el primer set fue frustrante porque tuve un montón de puntos de break y no quieres estar en un tie break con Matteo", afirmaba el español sobre el ajustado final de la primera manga, en el que aseguró tuvo "suerte" tras tener un marcador de 5-2 en contra en el desempate y que consiguió dar la vuelta.

"Después de eso el partido cambió mucho y empecé a jugar con más calma y más agresivo", explicaba Nadal minutos después del partido.


En lo que va de competición, el de Manacor sólo ha dejado escapar un set de los 16 que ha jugado, que se llevó el croata Marin Cilic en el partido de octavos de final de este lunes.

El número 2 del mundo quiso además dar la enhorabuena a Berrettini, de quien dijo es "muy joven" y tiene "un gran futuro por delante".

Entre el público se encontraba precisamente el único otro italiano que llegó a las semifinales del Abierto de EE.UU., Corrado Barazzutti, que logró la hazaña en 1977 pero fue derrotado por el estadounidense Jimmy Connors.

La del domingo será la quinta final en el Abierto de EE.UU. de Nadal, en la que se enfrentará contra el número 5 de la clasificación mundial, Daniil Medvedev, otro jugador de 23 años, y a quien el mallorquín describió como "un jugador sólido" y "el que mejor está jugando este verano".

"Tendré que jugar mi mejor tenis. (...) En una final de un Grand Slam no puedes esperar un oponente fácil", aseveró.