Uriel Antuna, la promesa inflada que no salvará a Chivas

Uriel Antuna es el nuevo refuerzo de las Chivas. / Foto: Jam Media

“Lo vimos y nos encantó”. Así anunciaron la Chivas a Uriel Antuna como su gran fichaje para el siguiente torneo en la Liga MX.

Antuna, apodado el “Brujo”, llega con la etiqueta de refuerzo de lujo y ha despertado la emoción de los fanáticos de Chivas, y de los propios jugadores, que ven en él una esperanza para salir de la época sin éxito deportivo.

“Los retos que me pongo siempre son grandes, no me gustan las cosas fáciles”, declaró Antuna a Chivas TV tras ser presentado como refuerzo del Rebaño. “Me gusta luchar por lo que quiero, las cosas grandes. Lo que más me motivó fue regresar a Chivas donde tiene que estar, pelear por ese título y mantenerse. Fue lo que más me gustó y es por lo que vamos a luchar”.

Pero, ¿es Antuna la solución a sus problemas?

Una promesa inflada

Antuna es un volante por derecha que acostumbra pisar el área y aunque ha sido llamado a la Selección de México, a sus 22 años es un jugador poco probado en escenarios complicados.

Su pasado en la Liga MX se limita a un partido con Santos ante Pumas en el Clausura 2017 en el que entró de cambio y jugó 20 minutos, sin lograr nada relevante.

También con Santos jugó ocho minutos en un partido de la Copa MX en el Apertura 2016 ante los Bravos.

Con sus participaciones en las selecciones inferiores de México, Antuna llamó la atención del Manchester City, el cual compró un porcentaje de sus derechos deportivos, y la otra parte la conservó Santos.

Sin éxito en la Liga MX, Antuna emigró a los Países Bajos donde jugó dos campañas con el FC Groningen, un club de la liga Eredivise.

Y fue hasta que el LA Galaxy lo fichó en el 2019 que su carrera despegó: seis goles y seis asistencias en 33 partidos.

Antuna llamó la atención de Juan Carlos Osorio en 2017 y ahora de Gerardo Martino quienes lo convocaron a la Selección de México.

Con el Tri, el “Brujo” ha tenido un inicio alentador: ha jugado 13 partidos, en los que ha metido siete goles y cinco asistencias. Ya fue campeón con México en la Copa Oro.

“Me gusta encarar, el mano a mano, driblar, centrar, y claro meter goles”, se autodefinió Antuna en la entrevista con Chivas TV.

Chivas vive una tormenta perfecta

El presente del Rebaño es, por decir lo menos, complicado:

  • No clasifican en cinco temporadas seguidas.

  • Es el penúltimo lugar en la tabla de descenso, solo arriba del Veracruz que podría ser desafilado a principios de diciembre por adeudos a los jugadores.

  •  Tiene problemas económicos.

  • Su dueño y presidente Jorge Vergara acaba de fallecer.

  • Ha perdido afición (en la década pasó del 21.2% al 16.2% de las preferencia de los aficionados, lo que representa una disminución del 23.5%, según Consulta Mitofsky).

  • La afición los ha abandonado en el estadio (tuvo un promedio 65.9% de aficionados en el Akron, según la Liga MX).

  • El América, su gran rival, ha ganado tres títulos de Liga MX en la década, por uno del Rebaño.

La débil cantera de Chivas

Amaury Vergara —tras la muerte de su padre, Jorge— fichó a Ricardo Peláez como director deportivo y ambos se han dado a la búsqueda de nuevos jugadores para reforzar el equipo.

Pero tienen una limitante: solo pueden fichar jugadores mexicanos por tradición lo cual reduce sus opciones y los obliga a trabajar de una forma eficiente en la cantera para producir a los futbolistas que estarán en su primer equipo.

Pero la cantera de Chivas no vive su mejor momento después de haber producido a jugadores destacados en la década pasada como Javier “Chicharito” Hernández, Omar Bravo, Marco Fabián, Carlos Salcido o Francisco “Maza” Rodríguez, todos llamados a Selección, todos mundialistas.

Hoy no hay un solo jugador de la cantera de Chivas —y que esté en el equipo— que sea referente, el líder.

De hecho, la temporada pasada tuvieron que tragarse el orgullo y fichar a Oribe Peralta, un delantero de 35 años que jugaba para el América.

De los 12 jugadores que ha debutado desde 2010 ninguno se ha consolidado en el equipo. 

Tienen alguna promesa como Javier “Chofis” López pero es solo eso, una promesa.

Su mejor canterano en la actualidad es José Juan Macías, un delantero que despuntó con el León tras no tener actividad con las Chivas.

La salvación que viene de la MLS

La falta de una cantera exitosa y las dificultades económicas que viven las Chivas han hecho que volteen a ver a la Major League Soccer (MLS), una liga que antes era el paraíso perfecto para que un jugador se retirara, pero ahora cada vez tiene más y mejores futbolistas jóvenes.

Uno de los aspectos que más se quejan los directivos de Chivas —ahora y en el pasado— es que cuando quieren comprar un jugador, el club que es propietario de su carta le sube el precio, lo infla.

Es por ello que han volteado a ver a la MLS en busca de jugadores mexicanos bajo el radar de que puedan triunfar.


Pero creer que un jugador de 22 años —que lo más importante en su curriculum es un título de Copa Oro con el Tri, que en su pasado europeo es un club de segundo nivel de Holanda—los va a liderar para cambiar el rumbo es, por lo menos, iluso.

Antuna es un refuerzo que los ayudará en el ataque, que será un socio de los delanteros Alan Pulido o Alexis Vega, que anotará algunos goles, pero no más. 

No será el líder en el campo, no será el referente y, no será su salvador.