Una oportunidad al otro lado del mundo

Esther Bedia Alonso

Hace un par de años, Esther vivía en Madrid y tenía un trabajo acorde con sus estudios. Todo parecía ir bien hasta que la famosa crisis entró en escena. Perdió su trabajo y, a pesar de tener tres carreras, no consiguió encontrar en España ningún empleo en el que ponerlas en práctica. Después de un voluntariado en Nepal y de viajar por Tailandia y Malasia dio con la valentía necesaria para emigrar a Australia. En las antípodas es feliz y ha encontrado la oportunidad que tanto deseaba.



Esther estudió Psicología, Psicopedagogía y Educación infantil. En 2011 trabajaba como psicopedagoga con niños con dificultades del aprendizaje, hasta que muchas familias agobiadas por la crisis dejaron de acudir. Cuenta que tardó meses en encontrar un puesto en la Obra Social 'La Caixa', donde se encargó de una exposición sobre refugiados congoleses: “Me gustaba porque venían muchos colegios y tenía la oportunidad de tratar con niños pero la muestra era itinerante así que sólo duró dos meses”. Otros ochos meses trabajó como azafata en CaixaForum, pero en verano de 2012 decidió poner punto final y dejar de invertir tiempo y energía en ocupaciones que le aportaban poco o nada.

[Relacionado: Creciendo con cada compás]

Después hizo un voluntariado de un mes en Pokhara (Nepal), a los pies del Himalaya: “Estuve en un orfanato conviviendo con 30 niños de los que aprendí muchísimo. Allí cocinaba, les ayudaba con los deberes, les enseñaba a lavarse las manos antes de comer o les quitaba piojos, aunque soy yo la que les estará eternamente agradecida”.

Tras dejar el orfanato viajó por Nepal, Tailandia y Malasia. Asegura que en ese tiempo se hizo “más valiente, más fuerte” y al final de su periplo tomó la decisión. Cuando regresó a Madrid ya sabía que no era para quedarse. “Quería seguir viajando así que junté un poco de dinero y compré un billete a Sídney con la intención de pasar una temporada allí, mejorar el inglés e intentar buscar una oportunidad”, recuerda esta madrileña que el 19 de diciembre cumplió 30 años. Exactamente 25 días después de pisar España estaba aterrizando en Sídney.

En el camino está lo que deseas

“Sabía que tenía que irme, lo tenía tan claro que no tuve miedo de cruzar el mundo sola para buscarme la vida. Sabía que lo que quería lo iba a encontrar en el camino”, cuenta Esther, que también ha vivido en Florencia y Barcelona. Asegura que en su viaje por Asia aprendió algo de cada persona con la que se fue cruzando y que en el camino uno va encontrando todo lo que anhela: “Solo hay que desearlo y tener la valentía de salir a buscarlo”.

Tuvo la suerte de contar con el apoyo familiar aunque no se libró de la mítica frase materna: “Hija, ¿no hay un sitio más lejos para irte?”. Desde hace más de un año reside en Sídney en una casa donde alquilan habitaciones (la dirección se la dio una amiga que conoció en Malasia): “Vivo con 18 personas de todas partes del mundo, en una zona idílica rodeada de naturaleza, preciosos parques y maravillosas playas en las que puedo hacer surf”.

[También te puede interesar: Un canto a la libertad]

Cuando llegó a Australia puso un anuncio en Gumtree (web de anuncios clasificados). Con su currículo y experiencia no le fue difícil encontrar trabajo como niñera. Pasó por varias familias con “niños terroríficos, maleducados y agresivos” hasta que encontró la que buscaba: “Dos bellísimas personas con una niña de año y medio a la que cuido desde los seis meses. Están tan contentos conmigo que me llevan de vacaciones con ellos. Hace un mes estuvimos en Bora Bora en un hotel donde teníamos una villa con playa privada. ¡Más de 4.000 euros la noche!”.

Además, trabaja en la creación de una aplicación para móviles. Se encarga de la traducción a español e italiano de la base de datos y ayuda en el diseño. Siendo educadora Esther opina que en el colegio no se enseña “lo más importante” y es que estamos en este mundo para ser felices. “Nos lo merecemos. Pensar que eres merecedor de las cosas buenas que te da la vida y que las malas están para aprender y hacerte más fuerte es clave para ser feliz”, asegura desde su isla al otro lado del mundo.

Una oportunidad al otro lado del mundo
Una oportunidad al otro lado del mundo