Una o dos siestas por semana son buenas para la salud… aunque no se sabe por qué

Una o dos siestas por semana son buenas para la salud… aunque no se sabe por qué

Echarse una o dos siestas por semana protege de problemas de corazón. Así se expone en un artículo reciente, que además muestra que es mejor esta costumbre que no dormir nunca la siesta o hacerlo todos los días. El problema es que no se explica por qué funciona este proceso.

Y esto es un problema, porque la intención de la investigación científica es encontrar los motivos por los que las cosas funcionan como lo hacen, para poder predecir cómo ocurrirán en el futuro. Si no se encuentra una relación entre causa y efecto, la investigación queda “coja”.

[Te puede interesar: Por qué dormimos peor al hacernos viejos, y dónde está el botón que nos manda a dormir]

Vamos con el detalle del estudio. Empezando por los motivos del mismo, que eran tratar de entender qué pasa con la siesta y el riesgo de infarto. Porque algunos estudios – este, por ejemplo – dicen que la siesta protege al corazón, mientras que otros exponen que lo pone en riesgo.

Así que lo que se pretendía era responder a la pregunta de si lo hace o no. Y para ello los investigadores seleccionaron al azar a 3,462 voluntarios de entre 35 y 75 años para realizar un seguimiento a lo largo de cinco años. La cantidad de siestas que estos individuos declaraban iban desde ninguna hasta cinco a la semana, con todo tipo de rangos.

Durante el periodo de estudio, ocurrieron un total de 155 accidentes cardiovasculares. De entre todas las posibilidades, quienes menos sufrieron estos eventos fueron los que dormían una o dos siestas por semana. Incluso se estudió la influencia de la duración de las siestas, edad, horas de sueño continuo – cuánto dormían por noche, vaya – y estado de salud general.

Los resultados dejaron claro que solo había dos factores que influían además de la cantidad de siestas: si la edad estaba por encima de 65 años, y problemas graves como la apnea del sueño. Dos variables que ya se sabía que estaban implicados en problemas cardiacos.

[Te puede interesar: Encuentran un gen que acaba con la siesta]

Así que dormir una o dos siestas protege el corazón, ¿no? Pues no está tan claro. Porque en realidad, al no haber encontrado un vínculo causal, una relación causa-efecto, lo único que se puede decir es que entre los dos hay una relación.

Pero perfectamente puede ser por un motivo externo, por una tercera variable. De hecho, en ciencias se emplea en muchas ocasiones el adagio “correlación no implica causalidad”. Vamos, que porque dos factores estén relacionados no podemos saltar a deducir que uno depende del otro.

Entonces, ¿la siesta es buena o no lo es? ¿En qué quedamos? En que lo mejor que podemos hacer es llevar una vida sana, una buena alimentación y dormir entre 7-9 horas cada noche. Y seguir buscando a ver si existe o no relación entre la siesta y la salud… de momento.