Una madre británica reconoce que tiene un hijo favorito y le llueven las críticas

El testimonio de una madre reconociendo abiertamente en un programa de la televisión británica que tiene un hijo favorito ha generado cierto debate en redes sociales sobre la corrección de sus palabras y cómo esto puede afectar a sus otros tres vástagos. Mientras hacía estas declaraciones, los presentadores del espacio televisivo no podían ocultar su sorpresa y rechazo ante lo que estaban escuchando.

Alisha Tierney-March ha reconocido en un programa de televisión que su tercera hija es su favorita y ha abierto un encendido debate sobre la idoneidad de sus palabras. (Foto: Captura This Morning)

Alisha Tierney-March, de Sheffield, en Inglaterra, acudió esta semana al programa This Morning , de la cadena ITV. Allí habló de su experiencia como madre y de sus cuatro hijos. En un momento del programa explicó a los conductores del mismo, Holly Willoughby y Phillip Schofield, que tenía un hijo, concretamente una hija, que era su favorita por encima del resto.

Mientras lo decía y argumentaba su predilección, los presentadores no podían ocultar su consternación por lo que estaba diciendo su invitada. Esa misma preocupación que muchos han volcado en redes sociales después. Algunos, incluso llegando a llamar a Tierney-March “literalmente diablo”.

Para esta madre británica no hay nada malo en tener un hijo favorito y reconoció que la suya es la tercera, Kennedie, de dos años. No sabe si es porque pudo pasar más tiempo con ella, porque la lactancia duró más y eso estableció un vínculo más estrecho y especial o, simple y llanamente, porque tiene un carácter más llevadero y dulce que sus hermanos.

Tierney-March explicó durante la entrevista que cuando nació su tercera hija los dos mayores iban ya al colegio y pudo estar más tiempo con la pequeña y hacer cosas que no pudo con los otros.

Sobre la mayor, Addisson, que ahora tiene nueve años, reconoce que fue un bebé difícil, que lloraba y gritaba mucho porque tenía cólicos. La segunda, Harleigh, de siete, fue un tiempo su favorita. Hasta que llegó la tercera, Kennedie, a la que describe como “más agradable que nadie”. Sobre el pequeño, Elijah, de un año, dice que se disgustó bastante al enterarse de que era un niño porque ella quería otra niña.

Sobre cómo puede afectar esto a sus hijos, asegura que están bien como están y que no le dan mucha importancia y que quiere a todos por igual. Sin embargo, muchos de quienes vieron el programa no están de acuerdo con ella. En la web de This Morning lanzaron una encuesta: ¿Se debe admitir que se tiene un hijo favorito? El 95% de quienes han votado creen que no.

En Twitter, donde fue compartida la pregunta, las respuestas van en el mismo sentido. “Esto es absolutamente asqueroso. Crecí sabiendo que mi madre no me amaba tanto como mi hermana mayor y otros hermanos y me destruyó. Ahora no tengo ningún tipo de relación con mi ellos”, dice Melissa Hall-Brown.

Julia Edwards avisa a esta madre de que esta actitud se le volverá en contra cuando sean mayores porque ahora, con nueve años, no son verdaderamente conscientes de lo que significa ese favoritismo. Otros, que dicen ser profesionales de la educación, hablan de los problemas de autoestima que este favoritismo puede generar en quienes no lo disfrutan.