Una luchadora de MMA inmoviliza a un exhibicionista que le estaba acosando: “Debí golpearlo más”

Maria Ribeiro, la “Mujer Maravilla” de MMA. Foto: Divulgação/Brave

Maria Ribeiro, atleta de la academia CM System, inmovilizó a un acosador que le molestó cuando caminaba por la calle. La “Mujer Maravilla”, como le conocen en MMA, lamentó “no haber golpeado más” al hombre, quien ahora está en libertad.

Se estaba preparando para salir de casa con su cuñada y una amiga cuando vio a un hombre en bicicleta que pasó frente a ellas mostrando sus genitales y masturbándose. Subió al vehículo y persiguió al individuo por las calles de Jardim Vitória Régia, en Brasil.

LEE también | Las confesiones de José Ramón Fernández en una entrevista a sí mismo que lo conmovió hasta las lágrimas

“Pasó delante de nosotras masturbándose. Le llamé bastardo y granuja. Subí al coche y le perseguí hasta el final del barrio. Me bajé, pero se fue en su bicicleta, así que fui tras él, corriendo, descalza y lo encontré al otro lado. Le di dos bofetadas en la cara. Luego un puñetazo. Le pegué en la barbilla y se cayó. Me abalancé sobre él. No había manera, me quiso llamar loca delante de todos, dijo que era trabajador y mostró sus manos callosas”, le contó al sitio web Combate.com.

“Estaba alterada, nunca imaginé vivir algo así. Cuando se cayó al suelo, pensé: ‘Le romperé el brazo a este granuja’. Entonces las personas que pasaban por allí me detuvieron, me dijeron que si lo hacía dejaría de tener razón y no me lo permitieron. Le sangraba la boca. Me arrepiento de no haberle golpeado tanto como hubiese podido”, concluyó.

La Policía Militar del 11° BPM elaboró el informe policial. Los agentes arrestaron al hombre, pero María Ribeiro se sorprendió el lunes cuando fue a la comisaría de mujeres y supo que ya estaba en libertad, aunque se le podría acusar por el delito de acoso sexual.

LEE también | Fisicoculturista birmano sigue levantando pesas a los 91 años

“Me indigna. Si hubiera sabido que lo iban a liberar, le habría golpeado para que ni siquiera pudiera caminar. Es desagradable, hay que temer a este tipo de personas, porque así es como comienza. Es la primera etapa de una agresión sexual. Espero que haya aprendido una lección y que tenga miedo de volver a intentar ‘algo’ así”, le reveló a Combate.com.