Una tormenta de polvo enorme engulle varias poblaciones del sureste de Australia

Los fenómenos meteorológicos adversos se unen ahora a los incendios que están azotando Australia desde septiembre. Algunos de los fuegos forestales de Nueva Gales del Sur y Victoria se han visto avivados por las tormentas que han caído en las últimas horas.

Una nube de polvo enorme ha engullido este domingo a varias poblaciones del sureste de Australia. (Crédito: Twitter/@hildo2830)

Las precipitaciones en forma de granizo han afectado este domingo a la capital del país, Canberra, donde muchos coches han aparecido con los cristales rotos por el impacto de bolas de hielo del tamaño de pelotas de tenis, en algunos casos.

Por otro lado, los fuertes vientos registrados en el sureste del país, producidos por tormentas eléctricas y la sequía, han provocado enormes nubes de polvo que han engullido poblaciones enteras.

Los fuertes vientos, la sequía y las tormentas eléctricas han provocado este fenómeno. (Crédito: Twitter/@hildo2830)

De echo, la oficina de meteorología australiana ya emitió varias advertencias por tormentas severas en el interior de Nueva Gales del Sur y de fuertes vientos que podían generar estas grandes nubes de polvo. En algunos casos, las rachas de viento han superado los 100 kilómetros por hora.

Las redes sociales se han llenado de vídeos de las tormentas de arena que han afectado a varias poblaciones como Dubbo o Narromine. Unas tormentas que amenazan con desplazarse a ciudades más pobladas del estado como Sídney.

Precisamente, Nueva Gales del Sur es uno de los estados más afectados por unos fuegos que ya han arrasado casi 12 millones de hectáreas desde septiembre y han matado a centenares de millones de animales.

También te puede interesar: