Un restaurante se niega a servir una paella a Chicote

Es la primera vez que le pasa algo así, asegura el propio Alberto Chicote. Sentarse a la mesa de un restaurante y que se nieguen a darle de comer. Le ocurrió durante la grabación del último programa de la temporada, ¿Te lo vas a comer?, en el que realizó una investigación y cata en varios restaurantes especializados en dar de comer a los turistas. Fue en uno de ello, en la Plaza Mayor de Madrid, donde no quisieron servirle la paella que había pedido.

En el corte exacto del programa, ya emitido y que puede verse en la web de La Sexta, se ve cómo Chicote y el cocinero del restaurante La Tasquería, Javier Estévez, inician un recorrido por la popular plaza madrileña para hacer un estudio de mercado de lo que se ofrece a los turistas en las cartas de los muchos restaurantes que hay en la zona. Se paran en uno de ellos y tras hablar con uno de los camareros sale el que parece ser el dueño.

Este le explica un poco lo que tienen y reconoce, sin ningún tipo de afán por ocultar lo que es de sobra sabido, que las paellas no son caseras al 100%. Es decir, que son de esas que se compran hechas. Aunque explica que les añaden algunos ingredientes dando a entender que son algo pobres. Así las completan un poco para que mejoren en calidad.

De allí siguen su recorrido interesándose por la carta de otro restaurante y deciden probar. Se sientan y piden una paella. El camarero se va para trasladar la orden a cocina y vuelve al poco tiempo para explicarles a Chicote y Estévez que no va a poder ser, que “la cocina está estropeada” y que solo pueden ofrecerle cosas frías.

La excusa, porque suena a excusa, le huele a chamusquina al cocinero y presentador, que le pide a su interlocutor que le diga “claramente que no quieres hacerlo, pero no me digas que tienes la cocina estropeada”. Sobre todo porque en la mesa de al lado acababan de sacar una paella. “Hay ahí una paella puesta, mire, se la están llevando por allí. Es la primera vez que alguien se niega a darme de comer”, comenta Chicote sorprendido.

Al final el camarero, como reconocen tanto él como el conductor del programa, no es más que un mensajero que transmite las “órdenes de su jefe”. Tras mostrarle su comprensión al trabajador del restaurante, que después de todo solo es el emisario, Chicote y su compañero de mesa se levantan. Eso sí, no cesan en su empeño en probar una de esa paellas que comen los turistas en la Plaza Mayor.

En el siguiente tienen más suerte, se sientan, piden una de marisco y se la sirven. Cuando llega y la catan descubren en primera persona cómo son. No es que les sorprenda, pero sí les molesta. A cualquiera con cierto gusto por la comida le molestaría. No se trata solo de que el arroz no tenga buena textura o no haya gusto a azafrán, como señala el propietario de La Tasquería, es que ni siquiera contiene los ingredientes que promete la carta.

Según la descripción del plato debería haber cigalas, pero “¿dónde están las cigalas?", pregunta Chicote. Por respuesta, un “no entran. Lo siento si no te lo ha dicho mi compañero”. Un engaño doble. Por un lado porque no cumple con lo que se anuncia, en la carta pone claramente que lleva cigalas. Por otro, porque, como dice el cocinero de La Sexta, “viene un tío desde Finlandia y se piensa que esto es una paella”. Y no hace falta ser valenciano para saber que no, que no lo es.

Un restaurante de la Plaza Mayor de Madrid se niega a servirle una paella a Alberto Chicote y este asegura que es la primera vez que le ocurre que no quieran darle de comer. (Foto: Oscar Gonzalez/NurPhoto via Getty Images)