Un padre transgénero usa su propio óvulo para concebir a su hijo

Un padre transgénero reveló que usó su propio óvulo para concebir a su hijo, que ahora tiene cuatro años. [Foto en la que posan modelos: Getty]

Un padre transgénero se ha sincerado sobre el camino poco convencional que siguió hacia la paternidad, revelando cómo usó su propio óvulo para concebir a su hijo.

Seth Marlow, de 41 años, quien vive en Virginia, decidió someterse a la transición de mujer a hombre cuando tenía 25 años, y en ese momento asumió que estaba renunciando a la oportunidad de tener sus propios hijos biológicos.

Sin embargo, cuando él y su esposa Leah, de 37 años, decidieron formar una familia, Seth cambió su tratamiento de hormona testosterona por hormona estrógeno para poder producir óvulos otra vez.

Al compartir su viaje hacia la paternidad en un podcast en Pregnantish y en una entrevista concedida al New York Post, Seth reveló que pudieron congelar varios embriones usando sus propios óvulos ­­y el esperma de donantes.

Los embriones estuvieron congelados durante unos tres años hasta que la pareja estuvo lista para ser padres, entonces implantaron un embrión en el útero de Leah, lo que resultó en un embarazo saludable y el nacimiento de su hijo Arlo, quien ahora tiene cuatro años.

“Arlo tiene dos padres genéticos”, le contó Seth al NY Post. “Es un niño único”.

El padre del pequeño reveló que se sometió a la transición en 2003, en aquel momento se realizó una mastectomía doble y empezó un tratamiento con testosterona, pero sus ovarios permanecieron intactos.

Para comenzar a ovular otra vez, tuvo que cambiar su tratamiento con testosterona por estrógeno, pero aunque la hormona tuvo el efecto deseado, generó otras implicaciones en su cuerpo.

Como resultado del tratamiento con estrógeno, el cuerpo de Seth recuperó sus curvas y después de tres meses tuvo un período.

Según Marlow, la transición “me costó mucho desde el punto de vista psicológico”, pero estaba “decidido a llevarla a cabo”.

Su camino hacia la paternidad también fue costoso ya que el seguro de salud de la pareja se negó a cubrir la transición, lo que significó que la pareja tuvo que pagar “alrededor de 30, 000 dólares, de su bolsillo para cubrir el procedimiento de fertilización in vitro”, según el NY Post.

Los embriones estuvieron congelados durante tres años hasta que Leah se sometió a dos rondas de FIV, lo que finalmente dio como resultado a Arlo, un bebé de 2,8 kilos que nació en octubre de 2015.

Aunque su hijo todavía es demasiado joven para comprender los entresijos de la creación de bebés, sí sabe que vino del óvulo de su padre y les ha preguntado en varias ocasiones si usarán otro óvulo de papá para darle un hermano o hermana.

La pareja está considerando aumentar la familia: tienen 13 embriones congelados.

“Es una preciosa manera de formar una familia”, agregó Seth.

El podcast de Pregnantish se emite todos los martes.

A inicios de este año, otro hombre transgénero habló sobre su viaje hacia la paternidad.

Freddy McConnell, de 32 años, también concibió mediante un donante de esperma y dio a luz a su hijo mientras estaba legalmente categorizado como hombre.

Al igual que Seth, tuvo que abandonar su tratamiento con la hormona testosterona para concebir a su hijo.

McConnell comenzó su transición de mujer a hombre a la edad de 25 años.

Consumió testosterona y le extirparon el pecho quirúrgicamente. Sin embargo, decidió no someterse a una histerectomía para poder quedar embarazada.

Marie Claire Dorking