Un estudio asegura que los niños que han recibido lactancia materna luego son adultos más inteligentes

WTB

¿Dar el pecho o no dar el pecho? Esa es una de las grandes preguntas que ahora mismo se hacen las que han sido madres recientemente. Muchas veces, esta cuestión se responde de manera rápida porque la naturaleza es la encargada de hacerlo proveyendo o no de la posibilidad de dar este alimento a las mamás.

Pero otras veces son las propias mujeres las que deciden no dar el pecho. Solo 18% de las españolas sigue la recomendación de la OMS de dar lactancia materna hasta que sus hijos tengan seis meses de edad. Esta baja cifra parece muy relacionada con el fin del permiso por maternidad.



Hasta que se cumplen las 16 semanas de duración que tiene este derecho que marca la ley, el 52% de las madres da el pecho, pero después, cuando vuelven a trabajar, no pueden hacerlo, por la incompatibilidad de horarios, según revela la Encuesta Nacional sobre Hábitos de Lactancia. A partir de entonces, la mayoría de los bebés son alimentados con biberón.

La Organización Mundial de la Salud recomienda dar el pecho argumentando que la leche materna inmuniza a los bebés y fortalece el vínculo entre las criaturas y las madres. Ahora, un trabajo científico añade un nuevo beneficio a esta práctica: también aumenta la inteligencia.

Así lo concluye un trabajo elaborado en Brasil y en el que se estudió a 3.500 personas, desde que fueron recién nacidos. Los adultos que de pequeños recibieron el pecho tuvieron mejores resultados en test de inteligencia que los que no lo recibieron.





Mejores sueldos y mayor nivel educativo
Los autores de la investigación, publicada en la revista The Lancet Global Health, aseguran que para llegar a esa conclusión también controlaron otros aspectos como el nivel educativo de los padres, el peso al nacer que tuvieron los sujetos o los ingresos familiares -todas ellas variables que también se han relacionado con una mayor inteligencia-, pero que esta vez no han tenido influencia en los buenos resultados de aquellos que fueron amamantados.  

El doctor Bernardo Lessa Horta, que dirigió la investigación, explica que dar el pecho es una acción que se da por igual en todas las clases sociales y en madres que tienen todo tipo de niveles educativos.
Otra de las conclusiones del trabajo es que los bebés que recibieron lactancia materna luego se convirtieron en adultos que recibían mejores salarios y que también habían tenido más éxito en los estudios.

Horta atribuye este éxito a que la leche materna es rica en ácidos grasos que benefician el desarrollo del cerebro de los bebés. Pero esta explicación es tan solo una teoría que no ha sido demostrada. Es necesario replicar la investigación para poder confirmar los hallazgos de  este grupo de médicos brasileños.





Te puede interesar:

- Las zanahorias son naranjas por un motivo político

- Todo lo que tienes que saber para comprar huevos de manera apropiada

- La azafata marchosa que se ha convertido en un fenómeno viral