¿Un destino? El mundo

Walter Mitty

Adrián y Gosia viven para viajar y los viajes son su vida. Ni más ni menos. Él de Vigo, ella de Lublin (Polonia), se conocieron en Escocia hace ocho años, han vivido en Barcelona, Londres, Vigo y Polonia y, sí, ya han dado la vuelta al mundo. En ocho meses recorrieron doce países. En total gastaron 6.400 euros cada uno. Más barato que quedarse en casa, como ellos mismos dicen en su web: www.molaviajar.com.




Adrián estudiaba Diseño Gráfico en Vigo cuando se dio cuenta de que su vida era “monótona y aburrida”
. Así que, terminados sus estudios, con 21 años, se fue a vivir a Edimburgo. No tuvo dudas: “Sabía lo que quería al 100%, el mundo me esperaba y mi ciudad se me hacía pequeña”. Ni temores: “Tenía tantas ganas que los miedos ni llegaron. Lo único que me preocupaba un poco era el idioma pero limpiando habitaciones en un hotel mucho no lo necesitaba”.

Escocia cambió su vida en muchos aspectos. Aprendió el inglés que tanto ansiaba para comunicarse con todo el mundo, experimentó un “crecimiento diario como persona” y conoció a su alma gemela: Gosia Bendrat, una licenciada en Políticas que recalaba en Edimburgo tras vivir dos años en Nueva York. “Compartimos la afición de viajar, queremos descubrir mundo y ayudar a los más necesitados”, explica Adrián desde Polonia, por ahora.

Su siguiente parada (para ambos) fue Barcelona. Adrián consiguió un buen empleo como diseñador: “Profesionalmente aprendí mucho y trabajé con grandes marcas a nivel mundial durante dos años, pero yo necesitaba algo más”. A pesar de la incredulidad de su familia lo dejó todo para recorrer el  sudeste asiático durante cuatro meses. “Al principio mis padres lo llevaban muy mal, yo tenía un buen puesto y ellos no podían entender cómo hacía algo así”, recuerda Adrián.

Luna de miel solidaria


Después de Asia vino Londres y en 2011 se casaron en Polonia. Desde luego, una luna de miel de resort y pulserita no estaba contemplada. En su lugar iniciaron, mochila al hombro, una vuelta al mundo que duró ocho meses con un componente añadido: la solidaridad. “El objetivo era ayudar a los niños más necesitados y contar el viaje a través de una miniserie, cuenta este acérrimo seguidor del Celta de Vigo.


En India consiguieron recaudar, gracias a los seguidores de su web, 505 euros. Suficiente para alimentar y educar durante un año a cinco niños del internado del pueblo de Ankleshwar.  Durante cinco meses recorrieron Asia, practicando el couchsurfing, un programa de intercambio o préstamo de sofá o cama: “En Malasia nos hospedó una chica extramegarica. Vivíamos en un rascacielos con una piscina privada en la azotea y vistas a las torres Petronas. Una maravilla”, comenta Adrián.


En Camboya recaudaron 722 euros para los niños de un orfanato. Luego siguieron por Australia, donde no gastaron “ni un duro en alojamiento gracias al couchsurfing”, Nueva Zelanda (el transporte les salió gratis porque llevaban coches de empresas de una ciudad a otra) y, finalmente, Estados Unidos. En su último destino, Nueva York, la oficina de turismo de la ciudad se puso en contacto con ellos para regalarles dos City Pass (tarjetas de acceso gratuito a lo mejor de NYC) “a cambio de un video” de la Gran Manzana. “Fue la única empresa, junto a Iati Seguros que nos patrocinó los ocho meses de seguro, que confió en nosotros”, recalcan.

Actualmente, Adrián y Gosia viven y trabajan en Polonia, de community manager y traductora, respectivamente, y afrontan otra gran aventura: la de ser padres. “Queremos demostrar al mundo que no se acaba la vida y los viajes por ser padres, vamos a seguir viajando con la niña, molaviajar tiene cuerda para rato”, avisa Adrián.

Nota: Iati Seguros les ha propuesto un reto: si antes de fin de año alcanzan los 25.000 suscriptores en su canal de YouTube les paga la vuelta al mundo con el bebé. “Bueno, esperaremos a que cumpla un añito”, comenta Adrián entre risas.