Un cine expulsa a una joven con síndrome de Tourette durante Vengadores: Endgame porque "molestaba a los espectadores"

Para los fans del Universo Cinematográfico de Marvel, las últimas dos semanas han sido de las más esperadas del año. Son cientos de miles las personas que han reído y llorado en cines de todo el mundo viviendo de primera mano el gran final del arco de los superhéroes originales en Vengadores: Endgame. Pero la experiencia fue muy diferente para Emily Womack, una joven de 15 años a la que presionaran para que abandonara la sala.

©Marvel Studios 2019

Emily se acercó a su cine local de la cadena AMC en Duncan, Oklahoma, el mismo jueves del estreno de la película cuando el manager del cine le dijo que nueve personas se habían quejado por sus ruidos. Y es que Emily sufre síndrome de Tourette y sus tics incontrolables y espontáneos comenzaron a hacer ruidos durante la emisión de los tráileres iniciales.

El problema es que uno de los tics de Emily es emitir un sonido similar a un graznido de ave, según explicó la madre de la joven a Metro US. Tina había llevado a su hija por sorpresa al cine y pagado $61 por las entradas, cuando vieron cómo les pedían que se marchasen.

Uno de los tics de Emily es un graznido muy fuerte” dijo Tina al medio. “Lo que intenta hacer cuando estamos en público, es dejar que salgan todos (los tics y sonidos) antes de intentar suprimirlos durante la película“. Por ese motivo, los sonidos eran más frecuentes durante los tráileres. “El manager vino, me tocó en el hombro y me pidió que saliera al pasillo. Me dijo que nueve personas en el cine se habían quejado por sus tics. Y le dije ‘No es problema, no va a hacerlo durante la película… no oirán ni un sonido salir de ella‘”.

[Crítica: ‘Vengadores: Endgame’ es la mejor película de todo el Universo de Marvel (y no soy fan de la saga)]

Pero el manager no quiso esperar y comprobar si Emily era capaz de controlar sus tics, y le pidió que consideran “dejar el cine porque tengo que prestar atención a lo que preocupa a mis clientes que pagaron para ver la película“. Tina afirmó no dar crédito a la petición tras ser ellos, también, clientes con entradas.

Emily quiso compartir su experiencia a través de un vídeo en la página de Facebook de la Asociación Americana de Tourette. “Tengo la habilidad de suprimir los tics… pero duele, especialmente durante largos periodos de tiempo, así que si no tengo que suprimirlos, intento no hacerlo” dijo. “Para poder ver la película, estaba dejando mis tics salir antes de que comenzara… así no haría ruidos durante la película, porque me gusta disfrutarlas también” y a continuación cuenta lo sucedido. La película aún no había comenzado cuando les pidieron que se marcharan.

Tina cuenta que no son una familia de mucho dinero, que esa salida era importante para ellos, y que si bien han sufrido problemas en el pasado por el síndrome de Emily en público, “este fue el más desgarrador”.

El cine les pidió que se marcharan y a cambio les dio cuatro entradas gratis y cupones para comida y bebida; de todos modos la familia decidió conducir 45 minutos hasta un cine al aire libre para que Emily pudiera disfrutar de la misma experiencia que el resto de fans pero sin el estrés añadido de las miradas y quejas.

Tina comprende al resto de espectadores, pero declaró sentirse muy enfadada cuando su hija logró ver el resto de entregas de la saga sin hacer un sonido. En esta ocasión, no le dieron la oportunidad.

Emily pide en su vídeo que la próxima vez apreciaría que quien necesite quejarse se dirija a ella o a sus padres antes de ir al manager del cine o que el manager espere hasta que la película arranque para hablar con ella. “No llevaba ni un segundo adentro cuando me pidieron que me fuera. Yo también he estado esperando esta película. Es Vengadores: Endgame… Me gustaría tener la oportunidad en el futuro de ser capaz de vivir normalmente y ser una niña normal, ir al cine con mi familia” sentenció en el vídeo esperando que el mundo sea más compasivo y comprensible en una situación similar. Quizás si le hubieran dado la oportunidad de demostrar que podía contenerse durante el metraje, nadie se habría sentido herido.