Un cigarro y una copa de vino, el final viral de este paciente terminal

En los hospitales está prohibido fumar pero, en ocasiones como esta, vale la pena hacer una excepción. En el Hospital Universitario de Aarhus se encontraba Carsten Flemming, un enfermo terminal que tenía un último deseo antes de morir…

Facebook

Ante la muerte ya nada importa así que cuando Carsten pidió un último deseo al personal del hospital de Dinamarca en el que se encontraba ingresado, no se pudieron negar a concedérselo aunque esto suponía saltarse la rutina hospitalaria.

Carsten tenía una ruptura de aneurisma de aorta y ya no se le podía operar debido a su estado así que su reloj iba cuenta atrás. Tendría una hemorragia interna en pocas horas y el personal hospitalario que le conoció y trató, quería que muriera lo más cómodo y feliz posible.

Un cigarro de mentol y una copa de buen vino blanco eran su expreso deseo antes de cerrar los ojos para siempre. Aún a sabiendas que en el hospital está prohibido fumar, las enfermeras de Carsten y también sus familiares estimaron prioritario hacerle sonreír una última vez.

Facebook

Lejos de esconder su decisión poco habitual, el  Hospital colgó la foto de su cama, que había sido trasladada al balcón, y en ella se podía ver a Carsten con su cigarrillo mentolado y disfrutando de la copita de vino blanco que un allegado le sostenía.

La humanidad venció al protocolo y este post se ha vuelto viral con más de 2.500 comentarios y 70.000 reacciones. Desde el centro hospitalario quisieron dar una muerte dulce y digna a Carsten tras haber luchado hasta el final y es hermoso que, con permiso de su familia, le mostraran su último respiro al resto del mundo que ha quedado conmovido por su historia. ¿Qué te parece la decisión del hospital?