Lo que no cuenta 'UMMO: La España alienígena': Suicidios y el comisario Villarejo

ummo ovni
Lo que no cuenta 'UMMO: La España alienígena'UMMO

Desde su accidentada presentación en el Festival de Sitges, el estreno del documental de Movistar+ 'UMMO: La España alienígena' se convirtió en uno de los estrenos más esperados por los aficionados a los misterios y las conspiraciones patrias. La serie documental a cargo de Laura Pousa y Javier Olivera e inspirada en gran medida en la investigación de Eduardo Bravo para el libro 'UMMO: Lo increíble es la verdad' relata el caso ufológico más importante de nuestro país: una historia de fe, manipulación, sectas, conspiraciones, suicidios y, por supuesto, extraterrestres.

ummo la españa alienigena movistar
Movistar+

"UMMO existe". ¿Qué es UMMO?

Hubo una época en España, durante los años 80/90, en la que todo el mundo había visto un OVNI. Todo el mundo. Incluso Ramoncín, Sancho Gracia o Sara Montiel, por ejemplo, como bien se encarga de recordarnos el documental. Este caldo de cultivo del misterio se fue creando desde los años 70 gracias a programas como 'Más allá' del doctor Fernando Jiménez del Oso y a que en la prensa censurada de finales de la dictadura lograron conseguir notoriedad las historias de "platillos volantes" y luces misteriosas en los cielos. Una de estas historias, la más mediática de todas, fue el caso UMMO.

La historia de UMMO comienza en 1966 con un avistamiento en el madrileño barrio de Aluche y continúa hasta nuestros días. Uno de los testigos del primer incidente, José Luis Jordán Peña, es el protagonista. Poco después de aquel avistamiento y de otro suceso ocurrido en San José de Valderas, en el que se realizaron fotografías de supuestas naves extraterrestres con un extraño símbolo en su fuselaje, Jordán Peña y otros miembros de la Asociación de Amigos de los Visitantes del Espacio comenzaron a recibir misivas de parte de los visitantes del planeta UMMO. La tertulia del sótano del Café Lion, la Ballena Alegre, comandada por Fernando Sesma, se convirtió en el punto neurálgico de la ufología española (y, por momentos, mundial) recibiendo miles y miles de cartas mecanografiadas por estos supuestos "ummitas", alienígenas que llevaban infiltrados en nuestro planeta desde los años 50 estudiando nuestras costumbres. El propio Sesma llegó a tener una sección semanal en la revista Diez Minutos para hablar sobre el tema OVNI.

ummo ovni
UMMO

El caso fue creciendo y expandiéndose a lo largo de los años llegando a otros países, provocando la creación de sectas derivadas (como la infame Edelweiss) e involucrando a figuras notorias del misterio cañí como el propio Jiménes del Oso, Enrique de Vicente, Javier Sierra, JJ Benítez o el padre López Guerrero, que afirmaba que los ummitas tuvieron a su propio Jesucristo redentor. Todo parecía llegar a su fin en 1996, cuando Jordán Peña confesó en una cámara oculta que todo había sido un engaño orquestado por él para desenmascarar lo fácil que era manipular la opinión de ciertas personas. Una broma que "se le fue de las manos".

Sin embargo, a día de hoy sigue habiendo gente que piensa que Jordán Peña no pudo haber construido una mentira tan elaborada (hay quien cree que tuvo ayuda de la CIA o de la KGB) y que todo fue una cortina de hum(m)o para desviar la atención sobre el caso. UMMO existe y los ummitas están entre nosotros, tal y como llegó a afirmar el hijo de Jordán Peña, José Luís Jordán Moreno, a grito pelado en la proyección del documental en Sitges. José Luís mantiene una disputa legal contra su hermana Maite, participante en el documental, y contra Movistar+ por lo que él considera "mentira y difamaciones" acerca de su padre y del caso UMMO, del que afirma poseer los derechos. El resumen se explica mejor en este breve hilo de Twitter:

Jordán Moreno no aparece en el documental, pero no es la única omisión que, quizá por falta de tiempo, se ha quedado fuera de una historia ya de por sí inabarcable. Hablamos de los suicidios de Tarrasa y de la implicación de la Cienciología y el comisario Villajero.

Cuando dos "extraterrestres" se suicidaron en Tarrasa

suicidio tarrasa extraterrestres
El Caso

El 20 de junio de 1981, los ufólogos Jose Félix Rodríguez Montero (77 años) y Juan Turú Vallés (21) se suicidaron en las vías del tren Barcelona-Zaragoza a su paso por Terrassa. Turú era el fundador de IONI (Investigación de Objetos No Identificados) y Rodríguez (apodado "el venusino") se consideraba un contactado por lo que él llamaba "El Mando Galáctico", además de ser uno de los receptores de los mensajes mecanografiados de los visitantes del planeta UMMO.

Los suicidas dejaron una nota: "Los extraterrestres nos llaman. Pertenecemos al infinito". También se encontraron tarjestas de visita que rezaban: "Rasdi & Amiex. Rastreadores del infinito. Amigos de inteligencias extraterrestres." y su nuevo nombre alienígena, "WTKS88". Además, varios allegados de los fallecidos recibieron cartas póstumas dirigidas a la ONU en la que éstos alertaban de un apocalipsis mundial muy próximo.

El comisario Villarejo y la Cienciología

Los inicios de Villarejo como investigador privado están muy ligados a la Cienciología, ya que la secta fue uno de sus primeros clientes. Durante una de sus innumerables tramas de espionaje y conspiración, una investigación de Villarejo para la religión creada por L. Ron Hubbard desembocó en una redada policial a punta de metralleta que se saldó con 60 "cienciólogos" detenidos.

Sin embargo, varios miembros de la Iglesia que simpatizaban con el movimiento ummita recibieron una carta de los expedicionarios del planeta extraterrestre convocándoles el mismo día y a la misma hora en otro punto de la ciudad, salvándoles así de la redada. ¿Casualidad? Con Villarejo, nunca hay casualidades...

comisario villarejo
Salvados

Los tres capítulos de la serie documental 'UMMO: La España alienígena' acaban de ser estrenados en Movistar+ y ya están disponibles para ver bajo demanda en la plataforma.