Los ultraprocesados dañan tu cerebro, es hora de cambiar

·3 min de lectura
Photo credit: Robert Daly - Getty Images
Photo credit: Robert Daly - Getty Images

El consumo de ultraprocesados cuenta con numerosos efectos perjudiciales para la salud. Facilitan la aparición de problemas cardiovasculares y otros trastornos que aumentan el riesgo de mortalidad, según ha descubierto la ciencia. Las evidencias han señalado que comer ultraprocesados provoca problemas de memoria, pero además se ha confirmado que perjudican al cerebro hasta el punto de estar asociados a una mayor probabilidad de sufrir algún tipo de demencia.

Los expertos recuerdan que la demencia no es una enfermedad específica sino un nombre que se emplea para incluir a un grupo de síntomas que afectan a la memoria, el pensamiento y las habilidades sociales. Las causas son variadas y pueden causar efectos irreversibles que dificulten la vida diaria.

Una investigación de la Academia Americana de Neurología ha desarrollado durante diez años un proyecto ambicioso en que observaron los perfiles de más de 72.000 británicos mayores de 55 años que no sufrían ningún síntoma de demencia al principio del estudio. Una década después, analizaron las pautas de aquellos que habían desarrollado alguno de estos trastornos en el cerebro y compararon con el resto.

Los resultados no solo mostraron que los que consumían ultraprocesados tenían mayor probabilidad de desarrollar demencia, sino que incluso existía una proporción relacionada con la ingesta. Los autores del estudio publicado en la revista científica 'Neurology' señalan que por cada aumento de un 10 % de consumo diario de comidas ultraprocesadas las personas elevaban un 25 % las posibilidades de desarrollar algún tipo de estos problemas en el cerebro.

La nutrición, clave en la salud del cerebro

Aunque no existen planes de prevención de manera precisa, siempre se recomienda una vida activa y una buena dieta para frenar o mitigar los posibles síntomas. "No tomar suficientes líquidos (deshidratación); no consumir suficiente tiamina (vitamina B1), que es común en personas con alcoholismo crónico; y no incorporar suficientes vitaminas B6 y B12 en la alimentación puede causar síntomas similares a los de la demencia. Las deficiencias de cobre y vitamina E también pueden causar síntomas de demencia", recuerdan los especialistas de la Clínica Mayo.

No obstante, el nuevo estudio también trae buenas noticias. Gracias a la investigación avalada por la Academia Americana de Neurología se puede atisbar que una buena alimentación también podría evitar los problemas en el cerebro. De hecho, según los datos del estudio se observa que una nutrición saludable rebaja en un 19 % las posibilidades de desarrollar demencia.

"Nuestros resultados también muestran que aumentar el consumo de comida no procesado con solo 50 gramos al día, el equivalente a media manzana, y la reducción simultánea de 50 gramos de ultraprocesados, como unas barritas de pescado, se asocia con un descenso del 3 % del riesgo de demencia", ilustró Huiping Li, autora del estudio y doctora en la Universidad Médica Tianjin (China) en la presentación de los resultados. "Es muy alentador saber que cambios pequeños y manejables en la dieta pueden marcar la diferencia en el riesgo de demencia de una persona", insistió.

Los ultraprocesados que recomiendan no comer los expertos:

  • Bebidas azucaradas.

  • Aperitivos salados o azucarados.

  • Helado.

  • Yogures azucarados

  • Salchichas.

  • Pollo frito.

  • Mayonesa industrial.

  • Cereales saborizados.

  • Ketchup.

Los alimentos recomendados para rebajar el riesgo de demencia:

  • Fruta fresca.

  • Verduras.

  • Legumbres.

  • Leche.

  • Carne no procesada.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente