Por qué los ultraprocesados son tan adictivos como el tabaco

un hombre come con ansia una hamburguesa
Los ultraprocesados, tan adictivos como el tabacoNickyLloyd - Getty Images

Los nutricionistas declararon la guerra hace tiempo a los alimentos ultraprocesados. Por mucho que resulten atractivos y sabrosos, sus aportaciones son negativas y multiplican las causas de muerte prematura. Sin embargo, no todo el mundo ha logrado apartar esta fuente de comidas y algunos se preguntan por qué es tan difícil dejar de comprar estos productos. Según un estudio de la Universidad de Michigan y Virgina Tech la razón es sencilla: se desarrolla una adicción similar a la del tabaco.

Para poder comparar ambos hábitos malos para la salud, los expertos acudieron al criterio que las autoridades sanitarias en Estados Unidos señalan para considerar que el tabaco es adictivo y publicaron su comparación en la revista científica Addiction.

Según los investigadores, las comidas altamente procesadas cumplen los cuatro puntos claves para diagnosticar la adicción, que son los siguientes:

  1. Causa de consumo compulsivo: Desatan un uso compulsivo en las personas, quienes no pueden dejarlo o reducir su consumo (incluso sabiendo que son la causa de enfermedades potencialmente mortales como la diabetes y trastornos cardíacos).

  2. Causa psicoactiva: Pueden cambiar la forma en que nos sentimos y causar cambios en el cerebro que son de una magnitud similar a la nicotina en los productos de tabaco. De hecho, se ha demostrado que los alimentos ultraprocesados pueden cambiar la personalidad.

  3. Efectos en el cerebro: Son altamente reforzadores del mal hábito.

  4. Disparan los deseos: Desencadenan impulsos y antojos intensos.

Los científicos también alertaron de que los helados, dulces, pizzas, patatas fritas y galletas son algunos de los alimentos altamente procesados que generan una mayor adicción especialmente por el alto nivel de promoción de estos productos, precios baratos y atmósferas que animan a comer más.

un hombre come con ansia una hamburguesa
NickyLloyd - Getty Images

No obstante, la razón por la que estos alimentos son adictivos se encuentra también su composición. "Es el momento de de dejar de pensar que los ultraprocesados son solo comida, sino que tienen sustancias altamente refinadas que son adictivas", denuncia Alexandra DiFeliceantonio, profesora del Instituto de Investigación Biomédica Fralin y couatora de la investigación.

Según la científica, los ultraprocesados envían rápidamente al organismo dosis no naturales de carbohidratos refinados y grasas que tienen un potencial adictivo. Se activa la dopamina, se experimenta placer y la sensación de recompensa que llevará al círculo de la adicción. "La combinación de carbohidratos refinados (como el azúcar y la grasa) parece tener un efecto superadictivo en la codificación de recompensa en los humanos", resumen en su estudio.

Los científicos remarcan que entre las causas de la adicción se encuentran los elementos añadidos al alimento que amplifican la sensación de olor, gusto y textura para hacerlos más atractivos, según indican en su informe.

Los científicos y la adicción de los ultraprocesados

"Nuestra conclusión es que los alimentos ultraprocesados pueden ser considerados sustancias adictivas si nos basamos en criterios científicamente establecidos", subrayan en sus conclusiones. De ahí que la doctora Ashley Gearhardt, profesora de Psicología en la Universidad de Michigan y experta en adicciones, asegure que se debe tomar una actitud similar como en su tiempo con el tabaco, ya que las comidas ultraprocesadas son una de las principales causas de muerte que pueden ser prevenidas (además de por sus efectos perjudiciales en las células, el cerebro y el corazón).

Por ejemplo, la científica aconseja con insistencia que se etiqueten estos productos como "adictivos". "Cuando nos dimos cuenta de que los productos con tabaco eran adictivos nos hizo percatarnos de que fumar no era únicamente una elección adulta, sino que la gente se enganchaba y no podía parar incluso cuando realmente querían hacerlo. Lo mismo parece ocurrir con las comidas ultraprocesadas y esto es particularmente preocupante porque los niños son un objetivo principal de la publicidad de estos productos", enfatizó en la presentación de los resultados.