Hugo, el favorito de la gala 3 de 'OT 2020' guarda un problemático pasado

La gala 3 de OT 2020 ha sido muy previsible para los que seguimos la undécima edición del programa presentado por Roberto Leal. Y es que más allá de la expulsión de Eli (con censura incluida de su porcentaje) también se veía venir a kilómetros de distancia que Hugo Cobo iba a convertirse en el tercer favorito de la audiencia tras ver las pasiones que levanta en redes sociales. Sólo hay que darse un paseo por Twitter para comprobar cómo entusiasma a los adolescentes, aunque a mí personalmente lo que más me llama la atención de este concursante de 20 años es su historia de vida, su problemático pasado que vengo a compartir.

(©José Irún/RTVE)

Primero Eva, después Flavio y ahora Hugo. En apenas cuatro semanas de concurso, los espectadores ya tenemos claro nuestros favoritos y si bien el mío es Javy Ramírez (sí, el concursante de Barbate que ya ha hecho historia porque será el primero en lanzar desde la Academia una canción propia titulada Qué sabrá Neruda), reconozco que desde la gala 0 me fijé en el conocido como el Justin Bieber español que ha obtenido un 21% de los votos por delante de sus compañeros Gèrard y Nia, gozando del privilegio de la inmunidad consigo mismo.

Lo primero que me saltó a la vista de este cordobés nacido el 20 de diciembre de 1999 fue su aspecto físico y más concretamente, para qué voy a engañar, su enorme tatuaje en el cuello. Sin embargo, al escuchar su historia personal en la gala 0, y seguir su evolución durante un mes en la Academia, lo que más me asombra realmente es su capacidad de cambiar de chip y pasar página para cumplir su sueño en el mundo de la música.

Y es que Hugo ya confesó en su carta de presentación que tiempo atrás perdió la ilusión, convirtiéndose en el protagonista de una vida problemática: “Era una etapa en la que yo estaba muy saturado. Los estudios, yo tiraba los libros. Era un cabra loca, no pisaba mi casa. Me dejaba influir mucho y eso no me venía bien”.

No obstante ya se recalcó que el chico había tomado el pulso a su propia existencia: “Luego ya asientas cabeza, creces, maduras y dices: ¿Qué estás haciendo con tu vida? ¿Qué es lo que tú quieres en tu futuro? ¿A qué aspiras?”. Es más, a pesar de su corta edad, tiene claro que la música no es una tabla de salvación como tal sino que uno mismo es su último recurso, el que, en definitiva, decide qué rumbo escoger. “Es muy bonito decir: la música me ha ayudado a salir para adelante, a levantarme, a reírme. No. La música no te ayuda a eso. Eres tú mismo”.

Estoy segura que muchos adolescentes se pueden sentir identificados con la mala época que atravesó Hugo porque más de uno hemos sufrido ansiedad mientras definíamos nuestra identidad y hemos pasado por esos cambios de ánimo y esas crisis (manifestadas en forma de aislamiento o también de rebeldía) antes de cumplir la mayoría de edad.

Además en el caso de Hugo, quien en las 20 de OT 2020 se definió como “humilde, risueño y leal” a pesar de su juventud ha tenido que afrontar la muerte de su padre. “Todo el mundo que no me conoce se piensa que soy un chulo, que me lo tengo creído. Una vez que ya me conocen ven que eso no es verdad y ya está”, puntualizaba también en la batería de preguntas.

A pesar de que Hugo reconoció que no es un buen estudiante y que, “musicalmente ahora mismo no estoy haciendo nada”, este cordobés está demostrando que se toma en serio su oportunidad televisiva. Y ya no sólo porque está aprendiendo, puesto que tan solo cuenta con formación en canto, sino porque de alguna manera se ha superado así mismo y ya puede hacerle sombra a su yo pasado.

Así, Hugo ha dejado atrás sus humildes comienzos en la música con 13 años, compartiendo versiones de algunas canciones en Internet o tocando la guitarra en la calle, para convertirse en una de las estrellas de OT 2020 tras cautivar en los castings y posteriormente en el escenario del talent show musical interpretando el tema Lobos de Leiva por primera vez en el plató de Televisión Española.

Y es que este joven, que antes de entrar en la Academia trabajaba en una empresa de gestión de residuos y como mecánico, ha recuperado la esperanza dejando con la boca literalmente abierta a los fans del programa tras su actuación con Anaju. Su vídeo versionando Señorita de Shawn Mendes y Camila Cabello acumula cientos de reproducciones y no es para menos porque ambos jóvenes han trasladado su buen rollo al escenario y nos han encendido con su nivel de sensualidad.

Si bien el hype por esta actuación era máximo, puesto que tanto Hugo como Anaju habían ensayado con Iván Labanda durante toda la semana esta canción, -que les obligaba estar muy pegados el uno de la otra-, los concursantes han sorprendido con su química puesto que ha faltado poco para ver beso en el escenario después de derrochar tanta complicidad como talento.

En definitiva, es mejor que no perdamos de vista a Hugo porque parece que ha desembarcado en OT 2020 para encontrar su destino en la música tras haber perdido el rumbo muchas veces años atrás.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©José Irún/RTVE