El público de 'OT 2020' castiga a Eli con la expulsión cuando menos lo merecía

La gala 3 de OT 2020 ha quedado marcada por la expulsión de Eli Sánchez que se ha convertido en la segunda concursante de la undécima edición del programa de Televisión Española en abandonar la Academia tras la marcha de Ariadna la pasada semana. Si bien se veía venir que los votos de la audiencia no se inclinarían hacia el otro nominado, Rafa, lo cierto es que esta eliminación ha generado controversia porque ni siquiera Roberto Leal ha mencionado el porcentaje. Pero, ¿a qué se debe esta censura?

(©José Irún/RTVE)

La tercera gala del talent show musical ha convertido a Hugo en favorito y a Maialen y Nick en nominados después de que se haya anunciado la expulsión de Eli. La canaria estaba en la cuerda floja junto a Rafa, su compañero durante la gala 2 en la que defendieron el vallenato Bonita de Juanes y Sebastián Yatra, un tema con el que ninguno de los dos se sintió especialmente a gusto.

Durante la gala 3, el andaluz ha conseguido el respaldo mayoritario de la audiencia con el tema Sentimiento de caoba de El Canijo de Jerez aunque sin conocerse los porcentajes concretos de la votación que ha mandado a Eli a la calle. Obviamente esta circunstancia ha generado polémica, y eso que el ambiente ya estaba caldeado en la red (donde este concurso se cuece realmente) puesto que tras la canción grupal la gala ha arrancado con actuaciones de concursantes no nominados y los espectadores no han entendido por qué la mecánica habitual ha saltado por los aires.

Precisamente antes de las actuaciones de los nominados ya se ha dejado caer que ambos concursantes aparentemente estaban en desigualdad de condiciones. “He estado k.o. me dio fiebre, gripe. Me dio faringitis, me vino la regla”, ha revelado Eli a Roberto Leal. El mérito de la concursante de 19 años es digno de destacar ya que ha tenido una semana complicada a nivel anímico y de salud. De hecho, el misterio rodeaba su actuación al no haber hecho pase de micros por una gripe que también le obligó a ausentarse de algunas clases.

Pero Eli ha sorprendido sobre el escenario a con una versión acústica de Mama Do (Uh, oh, uh, oh), uno de los grandes éxitos de Pixie Lott con el que ha recibido la enhorabuena del profesorado y del jurado. "Me alegro mucho de que hayas sacado a la gran Eli que llevas dentro. Hoy tu espirtu ha estado en el escenario con tu voz", ha valorado el juez Javier Llanos tras esta interpretación que le ha ido como anillo al dedo. Y es que la canaria ha defendido por todo lo alto el número y convertido su actuación en una de las de mayor nivel de la gala.

“Yo no hago reggaetón​. Siento miedo porque todavía siento que tengo que dar mucho aquí dentro”, comentaba la concursante en un vídeo antes de su actuación. Y, efectivamente, tenía razón porque el comportamiento de Eli ha mejorado y ha ofrecido a los espectadores la mejor actuación de su paso por el programa compartiendo su carisma y mostrando la correcta actitud que no ha tenido durante todo el concurso. Se ha notado que era una canción que conocía (ya la había interpretado durante la segunda fase el casting) y realmente de su estilo, demostrando lo equivocada que estuvo la Academia dándole los dos primeros temas en donde solo se lucieron sus compañeros. De hecho, durante la gala 2 manifestó su disconformidad con la opinión del jurado sobre su estilo musical que no representa el género de las canciones que hasta ahora había interpretado en el talent show.

Si bien Eli ha estado mucho mejor que Rafa, como decimos, ha salido expulsada sin decirse el porcentaje. "A mí me parece justo porque él se lo ha currado esta semana y yo no he hecho nada, por la fiebre o lo que sea, pero es lo que hay”, han sido las primeras palabras de la expulsada que ha valorado su cambio de actitud: “Me voy como soy yo de verdad, con numerazo y me pongo chula".

Esta censura nos lleva a pensar que el porcentaje ha sido grande que, por protegerla y por no dañar más su imagen, el programa ha preferido guardarse las cifras provocando una oleada de comentarios en redes sociales. ¿Por qué sí se ofrecieron abultados números como el 91 % en contra de Juan Antonio en Operación Triunfo 2017 o el 80 % de África en Operación Triunfo 2018 y en esta undécima edición se deja a los espectadores con la miel en los labios?

Y otra pregunta que nos tiene en ascuas: ¿de quién ha sido entonces la culpa de su expulsión: de la Academia por no haberle dado lugar a lucirse antes o de la propia Eli por su comportamiento, a pesar de rectificar? Puede que haya sido un cúmulo de todo, pero quizás el factor más relevante es que los espectadores no han perdonado las escenas vividas los días atrás porque, desde luego, el paso de la canaria por la Academia no ha pasado desapercibido.

Y es que es como si el público hubiera cumplido esa expulsión disciplinaria que exigía desde hace semanas con los hashtag #ELIminada y #NominacionDisciplinariaEli por el mal comportamiento y bullying inicial de la concursante quien, paradójicamente, en la gala 0 revelaba que en el pasado había sufrido el acoso en sus propias carnes, subrayando además que su participación en el concurso ha brindado diversidad en Operación Triunfo puesto que "no había perfiles como el mío los otros años".

Si echamos la vista atrás, en el arranque del concurso la canaria ya demostró que tenía un fuerte carácter y que su relación con Ariadna (la primera expulsada de la edición) no era precisamente buena. Además, tampoco gustaron algunas bromas de la joven ironizando sobre el cáncer o llamando feo al euskera. Es por esto que durante la gala 2 abandonó el plató durante más de media hora tras disculparse por su actitud en directo, la cual provocó incluso que su cuenta oficial en Instagram fuera eliminada. Y es que Roberto Leal dio paso a un vídeo con las reprimendas que recibieron varios de los concursantes, con los que incluso la directora de la Academia habló en privado.

En este contexto, Eli fue la primera en pedir disculpas y reconocer que su comportamiento delante de las cámaras no estaba siendo el adecuado, achacando su actitud a que la ansiedad le estaba jugando una mala pasada y explicando que "yo creo que nos pusieron en una casa a 16 personas que realmente no nos conocíamos de nada, con caracteres o muy diferentes o muy iguales, y por eso chocamos. La mayoría de la gente que está dentro somos gente que les gusta salir, que no somos de estar en casa.

Durante el chat posterior a la gala, Eli se ha reunido con Noemí Galera para abordar su polémico paso por OT 2020La cantante ha admitido que tenía ganas de marcharse del concurso y que era consciente de que iba a ser la expulsada porque cuando ha querido cambiar su actitud ya era demasiado tarde. “Es que si no, no tiene sentido. Rafa se lo ha currado”, ha comentado a la par que ha confesado que la experiencia en el programa ha sido “más dura de lo que pensaba que iba a ser porque no es fácil estar con 15 personas encerradas que no conoces de nada realmente”.

En definitiva, es una pena que Eli se haya marchado porque por fin ha brillado sobre el escenario. Y por partida doble ya que la tercera gala de OT 2020 ha sido redonda para la joven porque no sólo se ha ganado el aplauso del público por su actuación sino por visibilizar un beso entre dos mujeres en pleno prime time. La cantante y su chica se han besado en directo y los espectadores, además de su propia madre presente en plató, han aplaudido esta inclusión en la cadena pública que recuerda al reencuentro entre Maria y su novio transexual Bast en Operación Triunfo 2017.

Y es que tras el recibimiento a su novia Malena, a la que no ha dudado en plantarle varios besos delante de toda España, muchos seguidores han coincidido en que si se hubiera quedado en el programa incluso se podría haber convertido la representante del colectivo en la Academia.

Y tú, ¿consideras que Eli se merecía una segunda oportunidad en la Academia?

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©José Irún/RTVE