¿Es ético que una prueba de MasterChef se haga en el restaurante de una de las concursantes?

Cine 54
·4 min de lectura

La quinta edición de MasterChef Celebrity sigue su curso y en la última entrega una vez más se ha hecho patente el poco gusto del programa en la realización mostrando planos de animales vivos a punto de ser cocinados. Ahora que si hay algo que nos ha chirriado ha sido la promo que el formato de Shine Iberia ha plantado por la cara del negocio de Raquel Meroño. ¿Es ético que una prueba de exteriores se celebre en el chiringuito de una de las aspirantes? A simple vista resulta cuanto menos escandaloso.

(©RTVE)
(©RTVE)

Hace unos meses ahondamos en qué había sido de Raquel Meroño tras interpretar a Paloma en la mítica serie de los noventa Al salir de clase, descubriendo el viraje de su vida profesional ya que en la actualidad triunfa como empresaria. Lo que ni mucho menos nos imaginábamos es que esta actriz sería una de las concursantes de la nueva edición de MasterChef Celebrity y que su negocio serviría como escenario para una de las pruebas decisivas del programa.

Durante la última entrega emitida Raquel Meroño le ha contado a La Terremoto de Alcorcón cómo dejó de lado la interpretación ante la necesidad de una mayor estabilidad económica una vez que nacieron sus hijas gemelas en 2006: “La vida son etapas y, después de Al salir de clase, seguí haciendo un par de series y me quedé embarazada. Muy deseado, muy buscado. Y cuando eres madre te das cuenta que necesitaba estabilidad. Yo ya no podía estar esperando a una llamada de teléfono y sentí la necesidad de coger el dinerito que había ganado e invertirlo en algunos negocios que me diesen esa estabilidad.

Y así es como la aspirante ha explicado a su compañera el origen de su chiringuito Carbones 13 que ha servido como escenario del segundo reto que ha trasladado a los aspirantes hasta la localidad más al sur del continente europeo: “Esto lo montamos para Martina y Daniela. Queríamos que tuviesen un sitio de veraneo como lo de Verano azul. Cuando lo estábamos construyendo había una levantera que se volaban hasta los camiones”. Es más, ya a solas delante de la cámara la empresaria ha recalcado que su negocio ha sobrevivido a la levantera más grande de los 75 últimos años, al huracán Emma… bueno, no sobrevivió porque se lo llevó por delante pero lo volvimos a construir”.

Masterchef ha hecho por tanto una promo de Carbones 13 que no ha pasado desapercibida y que, de hecho, a más de uno nos ha chocado por servir como escenario para que los concursantes elaboren dos menús playeros para 80 personas. Y es que la publicidad de este beach bar ubicado en la Playa de Los Lances de Tarifa no ayuda mucho a pensar en una competición ecuánime y da alas a los que piensen que Raquel Meroño ha seguido en el programa hasta ahora por temas ajenos al concurso. Porque son muy pocos los concursantes que han tenido la suerte de viajar a sus lugares favoritos pero muchos menos los que han conseguido el privilegio de cocinar para la clientela de su propio chiringuito.

En este contexto, el programa también ha querido contar con el empresario hostelero Santi Carbones con quien Raquel Meroño se casó en 2011 en Bali a través del rito balinés. Si bien la concursante se divorció del padre de sus hijas en 2018 su relación continúa siendo estupenda y la prueba de ello es su sintonía a la hora de montar el citado lujoso chiringuito. El empresario ha estado acompañado de las hijas de la aspirante que también se han mostrado muy orgullosas del buen hacer de su madre en la cocina.

El hecho de que la actriz haya tenido la suerte de cocinar en la playa gaditana al lado de su local, chupando cámara además con la historia de su transición de actriz a hostelera con el chiringuito Carbones 13, nos lleva a pensar en la desigualdad de condiciones entre los concursantes. ¿O es que acaso es ético y justo que la nueva prueba de exteriores del talent culinario haya sido tan emocionante para ella mientras que el resto de aspirantes no han tenido ese plus de carga sentimental y, sobre todo, de protagonismo?

Esta promoción tan descarada ha provocado que, sin duda, haya quien mire a MasterChef Celebrity con otros ojos, levantando las suspicacias de que quizás el mérito propio y el talento en la cocina no es lo que más se premia para continuar en este programa.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©RTVE