TVE cava su tumba con la sustituta de Cintora

·5 min de lectura

Por Jorge Rabazo.- Días de verano ha sido la opción elegida por TVE para sustituir a Las cosas claras, el debate político de Jesús Cintora, durante el mes de agosto y hasta la llegada en septiembre de un nuevo espacio que presumiblemente estará presentado por Ion Aramendi. Y lo cierto es que el programa ha empezado con muy mal pie.

Presentado por Inés Paz, la cadena dijo que Días de verano iba a ser un magacín que sería “una ventana al día a día de la gente y un espacio de entretenimiento, sin perder de vista la vocación de servicio público. Una tertulia ágil y desenfadada, entrevistas a invitados de peso y un repaso amable a las imágenes y noticias del día serán las claves de este nuevo programa estival". Pero ni las buena audiencias ni las buenas críticas le han acompañado durante su primera semana de emisión.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

El lunes de 9 de agosto el espacio se estrenaba con un pobre 3,3% de cuota de pantalla y apenas 162.000 espectadores en su primer tramo, número que lograba superar en su segunda parte con 325.000 seguidores, pero aún con un muy bajo 3,5%. En días sucesivos las cosas no han mejorado. Y es que hasta ahora su mejor dato lo marcaba este miércoles 11, pero aún con un muy deficiente 4,5% y tan solo 220.000 seguidores.

Lo primero que llama la atención analizando estos datos es cómo La 1 de TVE ha caído de forma contundente en esta franja, que hasta el pasado 22 de julio había estado ocupada por Las cosas claras. Desde su estreno el 16 de noviembre de 2020, el programa de Jesús Cintora había promediado un 7,2% y 522.000 espectadores en 173 programas, un dato mucho más cercano a la media de la cadena pública.

Además, la situación experimenta un cambio bastante notable si nos fijamos en el último mes. Y es que durante su último mes de vida Las cosas claras logró acercarse a Al rojo vivo, la tertulia política de laSexta que lideraba sobre La 1 en esa franja. Si bien es cierto que la tertulia de la cadena de Atresmedia seguía posicionando por delante y sin bajarse de los dobles dígitos, la de Cintora experimentaba una mejora evidente. El mejor dato de Las cosas claras se encuentra el viernes 9 de julio, con unos notables 10,4% y 8,4% de cuota de pantalla.

Más allá de los flojos datos de audiencia cosechados, el programa ya ha protagonizado alguna amarga polémica en tan solo tres días de vida. Porque más allá de los fichajes anunciados de Anabel Alonso, Gonzalo Miró, Marc Vidal, Marc Giró, Mari Pau Domínguez o Irene Villa, Días de verano sorprendía a la audiencia este martes con el fichaje de Julián Contreras, el hijo de Carmina Ordóñez.

Mientras que algunos espectadores compararon este nuevo programa con Sálvame, la llegada de Julián Contreras Jr. a Días de verano también levantaba ampollas por su vinculación a un famoso Bingo de Madrid. En este sentido, el portavoz de Facua Rubén Sánchez se mostraba muy crítico por este fichaje, y dirigiéndose al ministro de consumo, Alberto Garzón, escribía en Twitter: “Que TVE fiche a Julián Contreras como relaciones públicas de un bingo puede suponer una práctica de publicidad encubierta y su ministerio tiene competencias para actuar al respecto. ¿Va a hacerlo?

También sobre este asunto se pronunciaba Miquel Ramos, el que fuera uno de los tertulianos de Las cosas claras. “Donde esté el relaciones públicas del bingo Copacabana de Móstoles, que se quite toda tertulia política. Esto es lo que La 1 ofrece tras cargarse Las Cosas Claras y a Jesús Cintora”, expresaba a través de Twitter.

Por tanto, retirar a Jesús Cintora de las mañanas de La 1 no parece haber sido una buena idea, al menos en cuanto audiencia se refiere. Y es que la salida de Cintora dio bastante que hablar, ya que el presentador, en sus últimos programas, dejó caer presiones políticas como explicación de que el ente público dijera adiós al programa. "La decisión es que a mí particularmente me quedan dos días. Hoy y mañana, si Dios quiere. Esa es la decisión de la pluralidad. Mañana también hay programa que será el último, bueno si nos dejan hacer el programa", señaló el presentador del espacio.

De todas maneras, cabe destacar que el final del programa se veía venir desde hace semanas cuando el nuevo presidente del ente público, José Manuel Pérez Tornero, señaló que desde su punto de vista los programas informativos han de ser realizados con los recursos propios de la casa. El programa nacía con polémica porque su producción estaba parcialmente externalizada a LaCoproductora, algo que generaba un conflicto sobre el tipo de contenido: de acuerdo al artículo 7.5. de la ley de radio y televisión de titularidad estatal, la producción de contenidos informativos debe realizarse con medios y personal de la corporación.

Bien es sabido por todos que TVE continúa en horas bajas. Y no parece que de momento vaya a poder remontar los malos números que ha ido obteniendo durante el año, llegando a marcar su mínimo histórico en junio con un 8,1% de cuota de pantalla. La televisión pública ha tenido momentos de alivio este verano gracias a los Juegos Olímpicos, pero una vez han finalizado, los números le han devuelto a la cruda realidad.

En este sentido, Días de verano se ha presentado como la renovación con la que la casa pretendía dejar atrás la polémica etapa de Jesús Cintora, pero como vemos, no parece que vaya a ser posible. Los datos nefastos conseguidos en sus primeros días nos hace predecir que la nueva presentadora del programa de mediodía va a tener muy difícil remontar la estela de su antecesor, y que con total seguridad será un nuevo bache en una cadena pública con la que cada vez sintoniza menos gente.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente