Tus genes, ¿los culpables de que no te gusten los vegetales?

Foto: coramueller/istock

Cuántas veces nos enojamos con nuestro hijo porque, aunque insistamos, se rehúsa a comer brócoli. Si bien en muchos es un mero capricho (dicen que no les gusta, pero ni siquiera lo han probado), en otros pequeños, su aversión por ciertos vegetales podría tratarse de un tema genético.

Investigadores de la Universidad de Kentucky en Estados Unidos, sostienen que hay un gen que hace que los compuestos de algunas verduras tengan un sabor particularmente amargo para ciertas personas, por lo que evitan las verduras nutritivas y saludables como el brócoli, las coles de Bruselas y el repollo. 

"Tu genética afecta la forma en la que saboreas, y el sabor es un factor importante en la elección de los alimentos", sostiene Jennifer L. Smith, autora del estudio y becaria postdoctoral en ciencias cardiovasculares en la Facultad de Medicina de la Universidad de Kentucky.

Todos heredan dos copias de un gen de sabor llamado TAS2R38. Las personas que heredan dos copias de la variante llamada AVI no son sensibles al sabor amargo de ciertos químicos. Aquellos con una copia de AVI y otra llamada PAV perciben los sabores amargos de estos químicos. Sin embargo, las personas con dos copias de PAV, a menudo llamadas "súper catadores", encuentran los mismos alimentos excepcionalmente amargos.

También te puede interesar: Descubren nuevos beneficios del brócoli (esta vez para la esquizofrenia)

"Estamos hablando de un nivel amargo que puede arruinar tu día. Es probable que estas personas encuentren que el brócoli, las coles de Bruselas y el repollo sean desagradablemente amargos. También, pueden reaccionar negativamente al chocolate negro, el café y, a veces, a la cerveza ", dijo Smith.

Este estudio, realizado entre personas de alrededor de 52 años y en su mayoría mujeres, podría cambiar la forma en que los médicos se acercan a las personas a quienes se les aconseja cambiar su dieta para tener un sistema cardiovascular más saludable. Se presentó en las Sesiones científicas de la Asociación Americana del Corazón en noviembre de 2019 y apuntó particularmente a pacientes con afecciones cardíacas.

También te puede interesar: Los adolescentes sedentarios ponen en riesgo su salud, su corazón y su mente

Alimentos para un corazón sano

"Definitivamente puedes reducir tu riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares al comer ciertos alimentos todos los días", aclara la dietista especializada en cardiología preventiva Julia Zumpano. "Debes tratar de comer alimentos que estén en su forma natural, aquellos que provienen del suelo", especifica.

¿Cuáles alimentos? Toma nota:

  • Pescados ricos en omega-3, como el salmón, atún, caballa, arenque y trucha.

  • Almendras o nueces.

  • Bayas que están repletas de fitonutrientes saludables para el corazón y fibra soluble. 

  • Semillas de linaza que contienen ácidos grasos omega-3, fibra y fitoestrógenos para mejorar la salud del corazón. Las semillas de chía también proporcionan omega 3, fibra y proteínas.

  • Avena.

  • Frijoles secos y las lentejas, como el garbanzo, pinto, riñón o frijoles negros.

  • Verduras rojas, amarillas y anaranjadas como las zanahorias, las batatas, los pimientos rojos, los tomates y la calabaza de bellota. Están repletas de carotenoides, fibra y vitaminas para ayudar al buen funcionamiento del corazón.

  • Vegetales verdes. Espinaca, col rizada, acelgas, brócoli y espárragos.

  • Frutas como las naranjas, los melones y la papaya son ricas en betacaroteno, potasio, magnesio y fibra.

  • El chocolate negro. ¡Cuanto mayor sea el porcentaje de cacao, mejor! 

Si tienes alguna duda sobre el tema y antes de hacer cambios en tu dieta, consulta con un especialista de la salud.