Este turrón extremeño hoy compite con el de Jijona y eso que al principio solo se vendía en verano

Javier Sánchez
·4 min de lectura

Hay palabras que van de la mano como “marco” e “incomparable”, “piña” y “colada” o “turrón” y “Jijona”. En efecto, esta localidad de Alicante puede presumir de elaborar el turrón más consumido en España y, desde luego, el más popular. Allí hay constancia de su elaboración desde, al menos, el siglo XVI en numerosos textos, entre ellos uno de Lope de Rueda, en el que ya se habla de “turrón alicantino”. Actualmente, el turrón de Jijona y Alicante está amparado por una Indicación de Origen Protegida.

El turrón duro se elabora en más lugares en España, además de en Jijona. Foto: Getty Creative
El turrón duro se elabora en más lugares en España, además de en Jijona. Foto: Getty Creative

Sin embargo, no solo hay turrón en Alicante. En Extremadura, un pequeño pueblo de Badajoz, Castuera, lleva dedicándose a la elaboración de turrón desde hace siglos y discute que haya una única cuna del turrón en España. En este pueblo de la Comarca de la Serena, como si se tratara de la aldea gala de Astérix, resisten elaborando un turrón que, aunque no goza de la popularidad del de Jijona, sí que está reconocido como de calidad y la localidad cuenta incluso con un Museo del Turrón. En la página web del Ayuntamiento de esta localidad pacense se habla incluso de cómo se instaló la tradición de elaborar el turrón allí explicando que “la hipótesis más verosímil es que se comercializó a través de los arrieros, pasando de ser alimento de los caminantes a producto de venta” y que ya se elaboraba en el municipio desde el año 600 después de Cristo, “aunque el primer documento que certifica ese producto hecho allí es del siglo XVII”.

Felipe Rey, copropietario de Turrones Rey, una de las empresas que se dedican a la elaboración de este dulce navideño en Castuera, explica que “el origen, sin duda, es árabe, con lo cual pudo comenzarse a elaborarse en cualquiera de los territorios ocupados en España desde el siglo 7”. Explica que en Castuera la tradición siempre había sido elaborar “turrón duro” y “que luego vino el blando”. También aporta un dato interesante: el turrón no estaba ligado al consumo en Navidad de manera tan marcada como hasta ahora, sino que se vendía “en mercados y en las ferias de verano en un formato más grande que se partía al peso. Era la época en la que aún no se había industrializado su producción, finales del siglo XIX”. En esa misma época Jijona tomó la iniciativa con una industrialización más rápida.

Antes de consumirse solo en Navidad, el turrón se tomaba en las ferias. Foto. Getty Creative
Antes de consumirse solo en Navidad, el turrón se tomaba en las ferias. Foto. Getty Creative

En Castuera, el proceso de industrialización y profesionalización no estuvo exento de retos. “El primer motor que se instaló para hacer turrón solo podía utilizarse por la noche porque era cuando había suministro de electricidad: nadie encendía una bombilla a plena luz del día”, relata Rey. El turrón que la familia Rey elabora también se caracteriza por un rasgo muy distintivo: “Procuramos que las almendras vayan lo más enteras posibles. De hecho, tenemos una rosca hecha a mano en la que se recubren las almendras, que se dejan completas”.

El origen de la almendra también es importante. Esta empresa de Castuera cuenta desde hace dos años con “almendra extremeña, de la que seleccionamos las variedades más dulces. Hay que cuidar la almendra, porque representa el 90% del valor del turrón y es una parte que hay que hacer con mimo, cariño y cuidado”, relata Rey. La miel que emplean es de azahar, porque “cuando se forma el caramelo junto con el azúcar aguanta más y deja su bouquet de una manera más marcada”.

Felipe Rey barre para casa, pero también recuerda que “hay otros lugares de España, como Salamanca, Toledo o Zaragoza, en los que hacen también turrón. El problema es siempre el tamaño, que es una traba para darte a conocer. En nuestro caso, en Castuera, seguimos apostando por la calidad como nuestra principal arma para darnos a conocer porque, en el momento que renunciemos a eso, estaremos acabados”, remata. Mientras esperamos a abrir las primeras tabletas de turrón de la Navidad, podemos ir abriendo boca con el método de elaboración del turrón de Castuera, como se puede ver en este vídeo.

Más historias que te pueden interesar: