Turquía: La impresionante cascada blanca de Pamukkale

Pamukkale es uno de los lugares más hermosos del mundo y se encuentra en Turquía. Las incomparables vistas que ofrecen las terrazas naturales enamoran a los turistas tanto en verano y primavera como en otoño e invierno. De la nieve al agua cristalina, Pamukkale es un Castillo de Algodón digno de visitar.

Pamukkale, la cascada blanca de Turquía Foto vía https://www.instagram.com/sunweb.be/

Pamukkale significa, literalmente, ‘Castillo de algodón’ en turco. El nombre se lo ha ganado a pulso su belleza natural situada en la valle del río Menderes, en la provincia de Denizli. Las terrazas naturales en forma de cascada con diferentes piscinas escalonadas son famosas en todo el planeta y visitadas por los turistas.

Precisamente debido al turismo masivo hace una década se puso en marcha un plan de protección contra el deterioro y, desde entonces, este lugar de ensueño luce precioso como pocos, de hecho, es patrimonio mundial de la Humanidad desde 1988.

El agua que brota de estas mágicas cascadas es muy rica en calcio y bicarbonatos. Todo el ‘castillo de algodón’ ocupa un total de 2700 metros y está situado a más de 150 metros de altura. Está situado en alto así que es visible desde muchos sitios del entorno geográfico, cosa que lo rinde todavía más majestuoso.

Las fuentes de aguas termales fueron creadas por movimientos sísmicos en los que el agua rica en minerales empezó a brotar creando lo que hoy conocemos como el Pamukkale. Las capas blancas que recubren la superficie rocosa son piedras de caliza y travertino que se han ido erosionando al caer por la ladera. De este fenómeno natural nace el efecto óptico de ver una cascada de hielo al más puro estilo Frozen.

Pamukkale es tan antiguo que incluso Vitruvio, el gran arquitecto de la era antigua, las describía en sus escritos. Los griegos atribuían a esas aguas propiedades divinas que sanaban mediante el poder de los dioses Apolo, Hygieia y Asclepio, todos relacionados con la salud y la medicina.

Si viajas a Turquía, Pamukkale es una parada obligada y es que sus amaneceres son de hielo debido al blanco de las paredes de la montaña (aunque la temperatura siempre suele ser templada) y sus atardeceres, ¡qué decir de la fusión de agua y el fuego que refleja el sol escondiéndose! Mira algunas fotos y te convencerás de visitar este lugar mágico. ¿Ya has estado allí? ¿Te gustó? Hay algunos pocos sitios similares en México, en Estados Unidos y China, ¿has estado en alguno? ¿Irías a Pamukkale?