La tumba de Isabel II ha sido marcada con una sencilla lápida de mármol negro

·2 min de lectura
El ataúd de Isabel II credit:Bang Showbiz
El ataúd de Isabel II credit:Bang Showbiz

El funeral de la monarca de 96 años tuvo lugar el lunes 19 de septiembre, once días después de su muerte, y terminó con una ceremonia privada en la capilla conmemorativa del rey Jorge VI en el castillo de Windsor, donde por fin descansa junto a su esposo, que murió a los 99 años el pasado abril, y sus padres.

El palacio de Buckingham ha confirmado que los nombres de la soberana y el duque de Edimburgo se han añadido a una lápida de mármol negro, junto a los de su predecesor en el trono y la Reina Madre. Ahora se puede leer en la piedra, en letras doradas: Jorge VI 1895-1952, Isabel 1900-2002, Isabel II 1926-2022, Felipe 1921-2021.

Entre los nombres de las dos parejas hay una única estrella metálica que representa la insignia de la Orden de la Jarretera: la orden de caballería más antigua e importante del país y de la que los cuatro fueron miembros. La capilla de San Jorge es además el hogar espiritual de esta orden. Un anexo de piedra también contiene las cenizas de la única hermana de la reina, la princesa Margarita, que fue incinerada cuando murió en febrero de 2002.

La capilla estará cerrada a los visitantes durante el período de luto real, pero volverá a abrirse el 29 de septiembre como parte de las visitas al castillo de Windsor, lo que significa que los miembros del público podrán ver el último lugar de descanso de Isabel II a través de una puerta metálica. Eso sí, no se les permitirá llevar flores y no habrá un nuevo libro de condolencias, sino que se pedirá a los interesados en expresar sus respetos que dejen sus mensajes de pésame de forma online.

Cuando el duque de Edimburgo falleció, su féretro fue enterrado en la Bóveda Real de la Capilla de San Jorge, con la idea de que fuera trasladado al anexo de la capilla cuando falleciera su esposa. Las cenizas de Margarita también se colocaron inicialmente en el mismo lugar, pero se movieron para que estuvieran junto a los ataúdes de sus padres cuando su madre, la Reina Madre, falleció unas semanas más tarde.