Ocho trucos para quitar los pelos de tu mascota de los muebles y la ropa

Marina Prats

Tener un animal en casa es sinónimo de un hogar llena de pelos. Más aún en época de muda, que tiene lugar en los cambios de estación. A pesar de que la cantidad que cae depende de factores como la alimentación, el cepillado o la raza (si es de pelo corto o largo), lo cierto es que es prácticamente imposible que los muebles, la ropa o el suelo duren limpios más de 24 horas.

Aunque esto no tiene por qué ser un problema. Hay trucos que pueden ayudar a la hora de limpiar y deshacerse de los rastros de la muda. Para muchos de ellos no hace falta nada más allá que los objetos de limpieza y aseo que se tienen a mano en casa.

1. Secador con aire frío

El secador puede convertirse en un gran aliado a la hora de despegar el pelo de los animales de alfombras, sofás y sillones. Al ponerlo en frío y a máxima potencia, las fibras del pelo se sellan, con lo que se evita que se genere electricidad estática y se consigue así que se despeguen más fácilmente de los tejidos.

2. Guantes de látex con agua

Los guantes de fregar también sirven. Basta con mojarlos y pasarlos por encima de la superficie a limpiar. De esta forma, igual que pasaba con el secador, se reduce la electricidad estática de los pelos y se quedan pegados al guante. Es especialmente cómodo para alfombras y tapizados.

3. Cinta adhesiva

Los rollos de cinta adhesiva para limpiar la ropa son muy útiles para retirar el pelo de los animales de cualquier prenda. También se pueden usar en los muebles tapizados. En caso de no disponer de estos rollos de cinta, se consigue el mismo efecto con cinta adhesiva ancha o cinta aislante, que cunden más cuando se trata de superficies grandes.

4. Suavizante diluido en agua

Antes de intentar quitar el pelo de las zonas sucias, conviene pulverizar sobre estas una mezcla de suavizante de ropa diluido en agua. ¿El motivo? Así se ablandan las fibras de los pelos y hacen que salgan más fácilmente de los tejidos al ser barridos o recogidos con la mano. Este truco es muy...

Sigue leyendo en El HuffPost