Trucos para cortarte el flequillo sin terminar a trasquilones

Por Sara Ullate
Photo credit: Edward Berthelot - Getty Images

From Harper's BAZAAR

Acudir a un profesional para retocar el cabello, aunque simplemente requieras un saneamiento de puntas, siempre es la opción más recomendada. Son los expertos en el cuidado capilar los que pueden conseguir que el resultado sea perfecto, tanto en forma como en color. Sin embargo, ante la situación actual, donde es fundamental permanecer en casa, es posible que nos veamos en la obligación de ser nosotras mismas las que cojamos las tijeras, sobre todo aquellas con flequillo.

Es muy probable que a día de hoy, tras dos semanas de confinamiento, este necesite un retoque urgente, y es que mantener un flequillo perfecto, ni demasiado largo ni demasiado corto, no es fácil. A priori puede resultar una tarea complicada, sobre todo para aquellas que no lo haya realizado nunca, pero lo clave está en seguir los consejos de quienes lo realizan una y otra vez, los peluqueros.

Eduardo Sánchez, director de Maison Eduardo Sánchez, ha querido compartir algunas pautas para realizar este corte sin preocuparnos por posibles trasquilones. Toma nota.

Elegir unas buenas herramientas

Tijeras de cocina, las del escritorio… No, no son, ni de lejos los mejores utensilios para cortar el pelo. "Si se puede, es importantísimo tener unas tijeras específicas y bien afiladas, porque si no están bien afiladas, con cada tijeretazo el pelo irá hacia atrás y quedará demasiado corto, y no controlaremos bien la longitud", explica Eduardo.

El corte, mejor en seco

Es preferible hacerlo siempre en seco: en mojado es más fácil equivocarse con la longitud. Si no, es fácil acabar con las baby bangs indeseadas. Siempre es importante partir del cabello secado al aire, sin estirar con plancha ni secador, de esta forma, evitaremos excedernos en el corte.

Elegir bien el punto de partida

Este es quizás uno de los puntos más complejos. "De frente al espejo, buscar justo el punto donde la cabeza se curva, donde se ve más abombada: ahí es desde donde marcamos el flequillo, separando el pelo en forma de triángulo. Ese triángulo debe comenzar en el centro del tabique y luego llegar más o manos hasta las tres cuartas partes de la ceja", explica.

Eduardo añade un detalle importante para tener en cuenta según la cantidad de pelo que tengamos. "Mientras más atrás se inicie la punta del triángulo, más espeso va a ser el flequillo. En los casos en que el cabello no es muy abundante, es mejor no iniciar ese flequillo demasiado atrasado para no restar densidad a los laterales. A la vez, es preferible limitar la cantidad de cabello que separaremos en ese triángulo de partida, pues cuanto más ancho sea, más marcado será el flequillo", añade.

Realizar el corte en diagonal

"Usa los dedos índice y corazón para atrapar el flequillo entre los dedos y estira el cabello. Usa los dedos para controlar el largo que buscas – el sobrante que queda por encima es lo que debes cortar", comenta Eduardo Sánchez. "Lo más fácil es girar el cabello ligeramente hacia arriba y no cortar en línea recta, sino abordar el cabello en diagonal: en vez de hacer un corte al ras, es mucho mejor entrar con las tijeras inclinadas, cortando con movimiento ascendentes, con un gesto como de picoteo. Es mejor que cortarlo en recto, porque si primero se corta recto y luego se quiere hacer irregular es muchísimo más difícil. No hace falta cortar todo ese cabello, sino sólo entresacar y eliminar las partes más largas: así el resultado es mucho más natural y si hay errores, pasan más desapercibidos", explica.

Photo credit: Christian Vierig - Getty Images

Importante: mejor menos que más

Es momento de mover el flequillo con los dedos y ver qué tal ha quedado. "Un error muy frecuente es volver a cortar -y en esos casos es difícil no excederse- . Es mejor conformarse con unos milímetros más del largo deseado y volver a cortar pasadas dos semanas", aconseja el experto.

El de estilo recto, el más complicado

"El flequillo más difícil de cortar es aquel que va entero y recto, en un solo bloque: para no llevarse sorpresas, lo mejor es cortar lo menos que se pueda, hacer sólo el mínimo imprescindible. En ese caso es mejor usar un peine ancho, evitando el de púas finas, para que no haya tensión en el pelo y quede todo a un mismo largo", finaliza Eduardo Sánchez.