El truco de maquillaje de Elsa Pataky para lucir buena cara: las "mejillas de esquiadora"

elsa pataky mejillas de esquiadora
Elsa Pataky se suma a las mejillas de esquiadoraDon Arnold - Getty Images

Pocas actrices tienen el privilegio de bautizar con su nombre un posado en el photocall. ¿Quién no ha hecho un Pataky alguna vez? Posar de espaldas, con la cabeza girada para mostrar también la cara en un gesto contorsionista que a la vez regala una gran sonrisa es la especialidad de la actriz española.

elsa pataky
Don Arnold - Getty Images

Elsa Pataky está instalada con su familia en Australia. A través de sus redes sociales tanto ella como su marido Chris Hemsworth muestran algunos detalles de su día a día. Sin embargo, la pareja de actores también sigue manteniendo sus compromisos con el séptimo arte. Este 15 de noviembre acudían a la presentación australiana de la película Poker Face y la interprete ha demostrado que está muy al tanto de las tendencias de belleza.

La actriz española ha lucido sobre la alfombra roja un maquillaje muy sencillo en el que han destacado sus prominentes pómulos sumándose a una de las tendencias de la temporada: las mejillas de esquiadora. Los pómulos están siendo protagonistas en el maquillaje de las últimas temporadas y a consecuencia de ello se están lanzando al mercado variedad de productos para maquillarlas. En concreto esta tendencia trata de recrear en la parte alta de las mejillas ese efecto que se produce cuando la piel entra en contacto con el frío y se enrojece.

Para recrear esta tendencia beauty debemos ser cuidadosas a la hora de escoger el color que vamos a poner. Es mejor no optar por un colorete rojo puro si no queremos un resultado demasiado artificial y decantarnos por los rosas y ciruela para pieles claras y tonos melocotón para la tez oscura.

La forma de aplicarlo también es determinantes en el resultado final. Con una brocha en forma de llama toma el producto en polvo y descarga el exceso. Después, realiza movimientos circulares sobre la parte más alta del pómulo y ve moviendo la herramienta hacia la sien. De esta forma puedes modular la intensidad hasta que la piel adquiera la deseada. Si te atreves para lograr un resultado más realista también puedes extender el producto por el puente de la nariz, ya que es una zona que también se enrojece con el frío.

Sin prefieres trabajar con texturas en gel, para tener más control puedes aplicar el producto directamente con tus dedos. Tras conseguir el resultado deseado, asegúrate de sellar con un polvo traslúcido aquellas zonas más propensas a la producción de grasita, dejando que el colorete en crema brille en el resto de la cara.