El truco para mantener la nevera de playa más fría que muchos desconocen

En ocasiones, los usuarios de las redes sociales se encargan de descubrir al mundo trucos útiles en los que quizá nunca habíamos reparado. Ejemplo de ello es el ‘hack’ del vídeo, en el que se observa a los internautas rellenando con agua el pequeño agujerito redondo existente en muchas de las tapas de las clásicas neveras de playa.

Lo que muchos pensaban que era un simple adorno, en realidad es una forma de mantener la temperatura de la nevera más fría durante más tiempo. En algunas de ellas, el agujero viene cerrado con un tapón de plástico mientras que en otras se encuentra a la vista. Este agujero situado en la tapa se puede rellenar con agua para conseguir así una gran placa de hielo por encima de las bebidas o alimentos contenidos en su interior, que complemente a su vez a otros bloques o bolsas de hielo que haya en la nevera.

El proceso es muy sencillo. Basta con colocar el orificio bajo el grifo de la cocina, esperar a que se llene, sellar con un tapón para evitar que se pierda el agua, meter la tapa al congelador y esperar a que el frío haga su labor. De esta manera, se incrementará la posibilidad de que las bebidas aguanten frías durante más tiempo. Este truco se puede llevar a cabo para asegurar que los víveres mantienen el frío especialmente durante las horas centrales del día en la época estival, así siempre habrá algo fresquito que consumir para evitar cualquier inconveniente derivado del calor.

El punto negativo que muchos usuarios indican sobre este truco es el aumento en el peso de la nevera, puesto que el agua al pasar de líquido a sólido, tiene una mayor densidad y, por lo tanto, un peso más elevado que se sumará al de las propias bebidas y bolsas de hielo.