El truco de los corazones para tener buena cara usando tu maquillaje

·2 min de lectura
Photo credit: Filippo Fortis
Photo credit: Filippo Fortis

Nos alegra escribir este artículo. Y es algo que se veía venir, por una cuestión práctica. Desde hace meses venimos anticipando lo que ya es un hecho: el maquillaje, tal y como lo conocíamos, ha muerto. Al menos por ahora. Y es que después de años escribiendo sobre baking, coutouring, técnicas de iluminación y de aplicación del maquillaje, trucos para usar todos y cada uno de los artilugios de tu neceser, incluidas las pestañas postizas, primer, polvos, sombras, etc, nos vemos obligadas a resumir. A minimizar. Y sobre todo, a reducir.

Han sido muchas las que en redes han visto como los pasos de su rutina de maquillaje se reducían de 10 o 12 que seguían antes, a un par como mucho. Con la consiguiente reducción de productos utilizados. Un auténtico descanso para la piel, para la mente -por aquello de vernos constantemente como un filtro de Instagram- y sobre todo, una ganada total en cuanto a tiempo se refiere. Y que una de esas máximas influencias haya sido Kylie Jenner, dice mucho. Señales que dictan sentencia: se lleva lo mínimo.

Y en cuanto a cómo conseguir ahora la buena cara, good news: sólo necesitas un par de productos y el truco de los corazones, como así lo hemos bautizado. Porque en uno de esos reels que van a misa, así detalla de qué forma tienes que usar tu maquillaje.

Los productos

Kylie Jenner aprovechó el lanzamiento de su nuevo Glow Balm (de Kylie Cosmetics) y su Gloss Drip para enseñar a cámara y en primerísimo plano cómo con solo u par de gestos logra una buena cara, saludable y con un toque de rubor, efecto sunkissed.

Sí, sólo necesitas o un rubor multiusos (que sirva tanto para dar color a mejillas y ojos como a labios) y un gloss, o un labial rojo. Porque aquí va donde mejor encaja el truco de los corazones, cortesía de @molchanova.mua.

El truco de los corazones

Utiliza tu labial rojo y sírvete de tu esponja de maquillaje humedecida si no eres muy hábil con la yema de tus dedos.

Para usarlo y lograr este efecto sweet blush, dibuja pequeños corazones en el extremo del párpado superior, alto del pómulo, punta de la nariz y barbilla. Después, difumina y contornea con cierta habilidad, entendiendo que cuanto más difumines hacia abajo, peor quedará y cuanto más hacia arriba, más rejuvenedor, favorecedor e incluso efecto lifting.

Voilà. Un par de productos en tu neceser y un truco casi mágico. Nos gustan estos nuevos tiempos, sin duda.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente