Troy Kotsur, el actor de 'CODA' que se suma a la historia de los Óscar

Es probable que no conocieras su nombre pero después de hacer historia ganando el Óscar a mejor actor de reparto por su emotivo trabajo en CODA, será imposible que lo olvides. Y es que además de dejarnos una de las mejores interpretaciones del año, Troy Kotsur hizo historia al ser el primer actor masculino sordo que gana una estatuilla mientras nos dejó para el recuerdo un discurso que derrochó emoción con cada expresión en el lenguaje de señas.

Hasta el momento, solo Marlee Matlin había dejado huella como representante de su colectivo al ser la única y primera persona en estar nominada a la estatuilla dorada, y ganarla en 1986 por Hijos de un dios menor. Ahora Troy se suma a la historia del cine a sus 53 años y con una película donde comparte protagonismo con la propia Marlee.

Troy Kotsur acepta el Óscar a mejor actor de reparto por CODA en la 94 ceremonia de los premios de la Academia en el Dolby Theatre el 27 de marzo de 2022. (Myung Chun / Los Angeles Times via Getty Images)
Troy Kotsur acepta el Óscar a mejor actor de reparto por CODA en la 94 ceremonia de los premios de la Academia en el Dolby Theatre el 27 de marzo de 2022. (Myung Chun / Los Angeles Times via Getty Images)

Después de convertirse en el gran favorito de su categoría al arrasar en la temporada de premios, con galardones en los Bafta, Critics Choice o el Sindicato de Actores, Troy se alzó con el Óscar por encima de los otros favoritos del año, Jesse Plemons y Kodi Smit-McPhee, ambos por la maravillosa El poder del perro. Y es que CODA es, sencillamente, una joyita del cine dramático para sentir y dejarse emocionar por completo, con todos los ingredientes para sacarte del cine con el lagrimal seco. Y precisamente Troy es el gran responsable de ello.

Su premio se antoja más que merecido cuando observamos algunas de las escenas más emotivas de la película. Como una secuencia en que pide a su hija que cante mientras coloca su mano en la garganta para sentir sus vibraciones, así como ser el responsable de improvisar los momentos más cómicos del filme con signos obsenos y malas palabras.

"Es increíble estar aquí en este viaje" dijo Troy en el lenguaje de señas mientras el Teatro Kodak lo aplaudía con ovación incluida. "No puedo creer que estoy aquí". Agradeció a la compañía de teatro para actores sordos "donde me permitieron y dieron la oportunidad de desarrollar mi arte como actor". Y después de agradecer a su familia, rindió un especial y sentido homenaje a su padre.

"Mi padre era el mejor cantante en nuestra familia. Pero tuvo un accidente de coche y se quedó paralizado del cuello para abajo y ya no podía hacer el lenguaje de señas. Papá, aprendí mucho de ti. Siempre te amaré. Eres mi héroe" destacó traspasando su emoción a través de la pantalla. Finalmente dedicó su premio a la comunidad de Coda, sorda y discapacitada. "Este es nuestro momento" concluyó.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

Nacido en Arizona en 1968, los padres de Troy Kotsur descubrieron que no podía oírlos a los nueve meses de edad, aprendiendo el lenguaje de señas para poder comunicarse en familia. Mientras que su interés por la interpretación llegó cuando estaba en el instituto, siguiendo su camino en el teatro gracias al ánimo de su profesor de arte dramático. Y si bien estudió teatro, televisión y cine durante dos años en la Universidad de Gallaudet, lo abandonó cuando las puertas comenzaron a abrirse. Hizo giras teatrales con la compañía de Teatro Nacional de Sordos en EE.UU. con obras tan reconocidas como Un tranvía llamado deseo, Ophelia y Cyrano, siendo él el protagonista.

Kotsur lleva más de veinte años trabajando como actor. Además del teatro con la compañía de actores sordos, ha realizado papeles de invitado en series como CSI: NY, Scrubs, Criminal Minds y hasta un papel fugaz en The Mandalorian. Incluso dirigió una película sobre un superhéroe sordo en 2013, No ordinary Hero: the SuperDeafy Movie, pero sin cosechar éxitos bajo el brazo delante de la cámara. Hasta ahora.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

La directora de CODA, Sian Heder, lo descubrió viéndolo en algunas de sus obras teatrales, fichándolo enseguida. Y no podía haber estado más acertada.

En la cinta ganadora de las tres estatuillas en las que estaba nominada: mejor guion adaptado, mejor actor de reparto y mejor película, Troy interpreta a Frank Rossi, un pescador sordo que mantiene la tradición de su padre viviendo en el mismo lugar, pescando cada día. Su familia está compuesta por él, su esposa e hijo mayor sordos, y la hija menor que nació con los sentidos intactos. Emilia Jones da vida a esa hija adolescente llamada Ruby, que carga con la responsabilidad y presión diaria de ser la intérprete de los tres con el resto el mundo, de quien dependen para sacar el negocio adelante, poniendo sobre sus hombros la subsistencia familiar tal y como tienen organizadas sus vidas hasta el momento.

Secuencia de CODA (cortesía de TriPictures)
Secuencia de CODA (cortesía de TriPictures)

Ruby se levanta a las 3 de la madrugada y acompaña a su padre y hermano en la pesca. No tiene más remedio. Si hay un problema necesitan que alguien se comunique por ellos. Y a continuación va a clase, sin miras a futuro más que el rol que ocupa en su familia. Hasta que llega un profesor de música (Eugenio Derbez) que despierta en ella la pasión de mirar por sí misma, descubriendo su propia voz literal y metafóricamente. A Ruby le encanta cantar y tiene una voz preciosa pero no puede compartirlo con su familia. No comprenden la emoción de la música ni lo que siente al cantar. Está sola en su propio mundo.

Mientras Troy Kotsur da vida a ese padre que representa las diferentes facetas de la historia, desde el rechazo al mundo que no le entiende, a la necesidad por su hija a reconocer su lugar como ser humano independiente. Sus secuencias con Emilia Jones resumen los momentos más emotivos de toda la película, compartiendo la magia fraternal de un padre y una hija enfrentados o entendiéndose, pero siempre con el amor como bandera invisible.

Troy Kotsur en CODA (cortesía de TriPictures)
Troy Kotsur en CODA (cortesía de TriPictures)

Emilia Jones pasó nueve meses preparándose, aprendiendo el lenguaje de señas mientras Kotsur interpreta a un padre tan malhablado en señas como carismático, espontáneo, natural, irónico y humorístico, con las escenas más graciosas de toda la película. A pesar de tener un rol secundario, por él transcurren las emociones de toda la historia, regalándonos una interpretación genuina, repleta de matices, para descubrir próximamente en los cines.

Troy hace historia con su premio pero también con su interpretación a través de una película que dispara al corazón. Una joyita entre las historias del coming of age (ese género sobre el crecimiento y salto a la edad adulta de un personaje protagonista), simple pero que late con la sinceridad del amor familiar sin condiciones.

Más historias que te pueden interesar: