Tricicle: "Si te casas, hazlo en la Catedral, y si te separas, en el Liceu"

Barcelona, 25 nov (EFE).- Después de mucho anunciarlo, parece que finalmente ha llegado el momento de la despedida definitiva de Tricicle, que ofrecerá sus últimas cinco funciones entre el 26 de noviembre y el 4 de diciembre, en el que, según ellos, es el emplazamiento ideal para decir adiós: el Gran Teatre del Liceu.

"Si te casas, hazlo en la Catedral, y si te separas, como es nuestro caso, hagámoslo en el Liceu", ha dicho en tono de broma el miembro de Tricicle Carles Sans, en una entrevista con EFE.

La icónica compañía de teatro cómico y gestual anunció en 2016 que su próximo espectáculo de creación sería el último y "la gente entendió que empezamos a despedirnos, pero realmente el espectáculo de despedida fue en 2018", ha recordado Paco Mir.

Con "Hits", Tricicle hizo una gira por toda España que finalizó en el Teatre Victoria de Barcelona, "pero dejamos a tanta gente fuera que decimos alargar la gira en el Coliseum", ha añadido Mir.

A tres semanas de terminar las funciones en el Coliseum se paró toda la actividad teatral por el confinamiento, por lo que decidieron ofrecer cinco funciones más y hacerlo en el Liceu con el título de "Hits-Chimpum!".

"Nadie nos obliga a separarnos del mismo modo que nadie nos obligará a no volver, pero creemos que estamos en un momento vital en el que a cada uno de nosotros quizás nos toca hacer otras cosas", ha afirmado Joan Gràcia.

Aunque, una vez más, no cierran del todo la puerta porque, "el hecho de que nos despidamos no quiere decir que un día no podamos hacer algo puntualmente".

De todas maneras, Gràcia está convencido de que ahora es el momento de separarse, porque "es mejor retirarte cuando llenas teatros que cuando ves que tu público empieza a bajar".

Que llenan teatros es una realidad, porque los han llenado durante toda la gira y lo han vuelto a hacer en el Liceu, donde ya han agotado las localidades.

Los tres cómicos están ahora centrados en la preparación de las funciones del Liceu, "un lugar único de Barcelona en unas fechas también muy significativas", que afrontan con mucha ilusión, según Carles Sans.

"No se trata sólo venir a ver al Tricicle y decirle adiós, sino que también es importante hacerlo en un espacio emblemático, al que seguramente vendrá gente que no habrá pisado nunca el Liceu", ha comentado.

Este espectáculo será el reencuentro de la compañía, que desde que se inició el confinamiento no actúan juntos y han aprovechado para hacer hincapié en sus proyectos artísticos en solitario.

Sans ha estrenado "¡Por Fin Solo!", en el que cuenta algunas anécdotas profesionales y personales vividas durante su larga etapa como miembro de Tricicle.

Mientras tanto, Paco Mir ha potenciado, en este tiempo, su faceta de director y dramaturgo con "Yo voy conmigo", "De madres e hijas" y "¿Hay algo más aburrido que ser una princesa rosa?".

"Hace tiempo que buscamos un poco de aire fuera de la compañía porque 40 años son muchos años y puede ser muy endogámico -ha señalado Mir-. Sacar de vez en cuando la cabeza y descubrir más gente y otras maneras de hacer ha alimentado al propio Tricicle a lo largo de los años".

Joan Gràcia ha recordado que uno de los mejores momentos de la trayectoria de la compañía fue cuando actuaron en Barcelona ante 65.000 personas durante las Olimpíadas de 1992, algo que "seguramente nunca más volverá a pasar o no nos volverán a invitar".

Fue el primer gag cómico de una ceremonia de clausura de unos Juegos Olímpicos y lo vieron en directo millones de telespectadores de todo el planeta.

La compañía había nacido más de diez años antes, en 1979, y si ha logrado sobrevivir más de 40 años es, según Sans, porque "hemos tenido la capacidad de ir creando espectáculos que han sido un éxito detrás de otro y también por la voluntad de que las cosas no se estropearan".

"Tontos no hemos sido nunca y sabíamos que teníamos entre manos una cosa muy difícil de conseguir, y estamos muy contentos de haber llegado hasta aquí", han concluido.

(c) Agencia EFE