Trashumancia y ciencia se funden bajo el Acueducto de Segovia

·3 min de lectura

Segovia, 16 sep (EFE).- El viejo oficio de la trashumancia ha servido este viernes, bajo los arcos del Acueducto de Segovia, para demostrar Teoría de la Unificación de Einstein, con la intervención de la artista Katy Daudy y el Premio Nobel de Física de 2010, Konstantin Novoselov, conocido por sus trabajos sobre el grafeno, acompañados de un rebaño de 400 ovejas, separadas en dos grupos, uno con un "sí" escrito en sus lomos, y el otro con el "no".

Se trata de una propuesta del Hay Festival de Segovia, que se prolongará este fin de semana, dentro del proyecto mundial de arte y ciencia de Daudy y Novoselov denominado 'Todo está conectado', y que ha querido demostrar, el menos metafóricamente, que pueden convivir en paz personas de pensamientos distintos, lo que ha servido como lema de la decimoséptima edición de la fiesta de la literatura y las artes: 'Tradición e innovación'.

La alcaldesa de Segovia, Clara Martín, ha vinculado la tradición a la trashumancia que empleaba la cañada Real Soriana Occidental, que confluye bajo el monumento romano, declarado por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad, para unirse a la ciencia y a la Gran Teoría Unificada, un modelo de física de partículas en el que, a altas energías, las tres interacciones de calibre del modelo estándar (que comprende las fuerzas electromagnética, débil y fuerte) se fusionan en una sola fuerza.

El rebaño ha llegado acompañado por Katy Daudy y Konstantin Novoselovde, quien intervendrá esta tarde en una conversación con Diego del Alcázar Benjumea, vicepresidente ejecutivo de IE University y líder de la inmersión tecnológica de esta institución universitaria, para hablar del descubrimiento del grafeno al tránsito hacia la ciencia sin fronteras.

Encabezadas por su pastor, Rafael Montes, ayudado de sus perros y no sin esfuerzo, ha logrado colocar y mezclar al ganado, marcado con tinta ecológica, en un corralito en el Azoguejo, lugar de celebración de ferias y mercados en el medievo, donde se han confundido los mensajes afirmativo y negativo a lomos del ganado ovino, unido en un mismo grupo.

Caroline Michel, la presidenta internacional del Fay Festival, un encuentro de debate e ideas que nació en la localidad de Hay On Wie, en Gales, prolija en librerías, ha destacado esta performance como parte de un proyecto que ensalza el arte, la ciencia y la humanidad en unidad con la gran teoría de Einstein "en una experiencia mágica de ideas compartidas que nacen y comienzan a dar forma al futuro".

Javier Gila, presidente de Aida, una organización no gubernamental para el desarrollo que trabaja para mejorar la calidad de vida de las poblaciones más desfavorecidas, ha incidido en el significado de la actividad en cuanto a integración de las diferentes opiniones por su valía "para pensar y reflexionar que todo está conectado", abogando por "conectarnos fraternalmente unos con otros e imaginar el mundo que queremos".

Y Sheila Cremaschi, directora del Hay Festival España, que reúne a más de un centenar de invitados de 17 países diferentes, hasta el domingo, ha subrayado que esta metáfora "explica muy bien el concepto de tradición e innovación con que partimos de este año", donde ponen su voz, escritores, poeta, artistas, científicos, filósofos, actores o políticos, entre otros.

Cremaschi ha valorado el éxito que, a su juicio, ha supuesto esta perfomance y ha recordado que también un rebaño de ovejas pintado con números, en la reciente exposición Wonderchaos de Daudy y Novoselov en el Yorkshire Sculpture Park, en Reino Unido, causó un sorprendente revuelo en el mundo de las matemáticas, la ciencia y la ingeniería, al crear más números aleatorios en un mes que átomos hay en el Universo.

En ese caso, a medida que las ovejas se cruzaban, adelantándose unas a otras, formando distintos grupos, se crearon miles de combinaciones de números diferentes, formando un generador de números aleatorios viviente.

(c) Agencia EFE