Crítica: X-Men: Fénix Oscura es un final que sabe a poco

X-Men: la decisión final (2006) fue la película que más decepcionó a los fans de los comics mutantes por el uso desganado de un personaje tan adorado por los lectores de la saga como Fénix, el alter ego más poderoso de Jean Grey. Trece años después, el mismo guionista que se equivocó por entonces busca la redención retomando la misma figura y haciéndola protagonista de la última entrega de la saga. Pero ¿lo habrá conseguido?

Autor: Doane Gregory; Fuente: 20th Century Fox

X-Men: Días de Futuro Pasado (2014) fue, sin dudas, una de las mejores entregas de esta saga compuesta por 12 largometrajes en 19 años. Y no solo por utilizar una trama más inteligente, con saltos temporales y la incorporación de todos los protagonistas -los viejos y los nuevos- sino porque sirvió para eliminar por completo todo lo sucedido en X-Men: la decisión final. El viaje al pasado de Lobezno (Hugh Jackman) lo cambió todo, siendo el ticket perfecto para reubicar al Fénix en un contexto más digno a su presencia en los cómics. Y tras volver a la saga como productor de X-Men: primera generación (2011), Simon Kinberg tuvo la oportunidad de resarcir a los fans al escribir el guion para Bryan Singer. Produjo Deadpool (2016), X-Men: Apocalipsis (2016) y Logan (2017) , y los estudios volvieron a darle las riendas de la historia dándole la oportunidad de escribir el guion de la película final y dirigirla.

(‘X-Men: Apocalypse’, 2016). (Foto: Marvel Studios).

Y así llegamos a X-Men: Fénix Oscura, la película que sirve como adiós definitivo a los protagonistas tal y como los conocemos debido al cambio de mando, ahora que los personajes vuelven a Marvel tras la compra de Disney de los estudios Fox. Y solo Kevin Feige sabe lo que planea hacer con ellos.

Autor: Doane Gregory; Fuente: 20th Century Fox

Tras fichar a Sophie Turner (Sansa en Juego de Tronos) como la versión joven de Jean Grey en X-Men: Apocalipsis, Kinberg tuvo su oportunidad para buscar la redención definitiva. Y lo vuelve a intentar con otra historia sobre el Fénix. Pero el resultado tampoco está a la altura.

Jean Grey y Fénix son dos personajes complicados, con una presencia extensa en los comics de la casa que quizás merece una película independiente al estilo de Logan, que una inclusión forzada al universo cinematográfico ya creado de los X-Men.

Fuente: 20th Century Fox

El problema con X-Men: Fénix Oscura es que no encaja con el resto de las entregas aportando un dramatismo y humanidad que dan un giro radical justo cuando la saga llega a su final. La película ya no gira tanto en torno a Charles Xavier y Magneto, ni en la relación de amor y odio entre los dos, sino en el poderío femenino que reside en el grupo. Aquí la protagonista, antagonista y villana son mujeres, e incluso el personaje que aporta mayor heroísmo en esta ocasión no es ninguno de los hombres, sino Mística (Jennifer Lawrence).

Dicen que mejor tarde que nunca, y sin dudas es un cambio más que bienvenido en esta era de inclusión e igualdad, sobre todo en una saga que lleva la palabra “hombres (men)” en su título. Pero es una pena que llegue al final y con una historia que carece de la misma fuerza de otras entregas.

Autor: Doane Gregory; Fuente: 20th Century Fox

Simon Kinberg ha creado una historia que no solo incluye el aporte femenino en la trama, sino también un drama que toca temas como la pérdida, la familia, la amistad y enfermedades mentales. Pero falla en su ejecución, con una villana sin matices en la piel de una Jessica Chastain completamente desperdiciada.

X-Men: Fénix Oscura pierde el rumbo en varias ocasiones, contando con un reparto plagado de talento que parece hacer todo lo posible por sacar la película adelante, pero la falta de dirección y profundidad hacen la tarea casi imposible. No es la peor de la saga (difícil superar a X-Men: Apocalipsis), pero tampoco la mejor. Es de esas películas que sales del cine con la sensación de que podría haber sido mejor.

X-Men: primera generación y Días del futuro pasado consiguieron alzar la saga con tramas contundentes y resultados prometedores, pero lo que vino después entre Apocalipsis y Fénix Oscura ha dejado caer a los mutantes en un abismo que solo puede salvarlo otro reboot. Sin dudas, es hora de algo nuevo.

PUNTUACIÓN: 5/10

Para seguir leyendo:

James McAvoy revela que el final de Fénix Oscura fue rodado de nuevo por parecerse a otra película de superhéroes

Channing Tatum se queda sin su película de Gambito (X-Men)

Ya es oficial: Disney adquiere Fox pero ¿qué significa para los cinéfilos del mundo?

Se busca nuevo Wolverine: Disney quiere reiniciar la historia con un actor joven