Transformación en primera persona: correr todos los días me hizo perder más de 100kg

·3 min de lectura
Photo credit: MH
Photo credit: MH

Chris Line, de 32 años, perdió más de 100kg en un año y medio tras transformar su dieta y adoptar un estilo de vida más activo. Aquí comparte su viaje en primera persona con Men's Health.

No hubo ningún momento de motivación o punto de inflexión que me llevara a hacer un cambio de vida tan importante, aunque en retrospectiva debería haber habido muchos. Se podría pensar que una media docena de sillas rotas, la muerte de mi tío obeso de un ataque al corazón, o cualquiera de las molestias diarias de vivir una vida con más de 400 libras habría sido mi llamada de atención, pero nunca tuve un verdadero momento de luz. Cuando finalmente decidí perder peso, fue por pura conveniencia. Siempre había querido perder peso, y tuve varios ataques exitosos a lo largo de mi vida, pero cuando comencé mi primer trabajo real después de terminar la escuela de derecho en junio de 2017, pude entrar en una buena rutina, y por primera vez me sentí lo suficientemente seguro como para poder hacer un cambio en mi vida.

Incluso cuando pesaba más de 200kgs, me encantaba caminar. Caminaba durante horas escuchando música o audiolibros. Así que cuando empecé mi viaje, mantuve el mismo nivel de actividad, pero también trabajé de forma importante en cambiar mi dieta y desarrollar otros hábitos saludables. Crecí bebiendo refrescos toda mi vida, así que fue una de las primeras cosas que tuve que dejar, y una de las más difíciles. Eliminé la comida rápida y toda la comida basura. En algún momento, empecé a levantar un poco de peso, pero no de una manera muy organizada o consistente.

También empecé a correr cuando bajé a unos 90 kilos. Mis compañeros de trabajo me apuntaron a una media maratón, aunque nunca había corrido. Empecé a entrenar para la media maratón y ya no paré. Ahora suelo correr entre 16 y 22km.

Nunca he trabajado con un entrenador. Fui autodidacta gracias a Reddit, YouTube e Instagram. Descubrí que la motivación es impulsada por el éxito y el progreso, y cuanto más motivado me sentía, más bajaba el peso.

Pasé de 204 a 88 kg en un período de 18 meses. Valió la pena. Me siento mejor básicamente en todos los sentidos, mental y físicamente. Tuve sobrepeso u obesidad durante unos 27 años y en los cinco años que han pasado desde que cambié mi vida, ya sé que el camino saludable es mucho mejor y que vale la pena el esfuerzo. Lo más espectacular de mi nuevo cuerpo son mis pantorrillas. Me pasé la vida caminando y haciendo todo con cientos de kilos de más y creo que eso hizo que mis piernas estuvieran más desarrolladas que las de otras personas.

Hubo muchos efectos secundarios positivos fuera de los resultados visibles. Antes de perder peso era prediabética, tenía apnea del sueño y probablemente iba camino de una tumba temprana. Ahora, mi ritmo cardíaco en reposo es de 45 lpm, y mi presión arterial es casi perfecta.

Sin embargo, creo que nunca se puede terminar realmente. Incluso cuando llegas a un peso con el que estás contento, tienes que mantener tu nivel de fitness si quieres conservarlo. Mi objetivo actual es perder unos 6 kilos de grasa y ganar 5 kilos de músculo.

Si hay un consejo que puedo dar a cualquiera que quiera perder peso y ponerse en forma, es: la determinación supera a la motivación. Hay que saber qué hay que hacer para alcanzar el objetivo y, a continuación, decidir simplemente que se va a hacer. Por ejemplo, yo corro de 10 a 15 millas todos los días. No me pregunto cada día si me apetece, ni decido que lo haré si es conveniente. Lo convierto en una prioridad y en algo que voy a hacer, pase lo que pase.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente