La transformación física de Entrena con Mike: "Era un niño gordito y quería conseguir el físico de Arnold"

·5 min de lectura
Photo credit: @entrenaconmike
Photo credit: @entrenaconmike

"Soy fan vuestro y querría compartir mi transformación física como motivación. Me haría muchísima ilusión", nos cuenta Mike a través de Instagram. Pues dicho y hecho, le pedimos unas fotos de su antes y después, y que nos cuente cómo ha llevado a cabo el cambio de su cuerpo... "Desde siempre me han apasionado los hierros, las artes marciales, también fui chef y actualmente soy entrenador personal. Abrí una cuenta de Instagram hace unos meses y ¡crece a un ritmo de miedo!", nos explica. Esta es su historia.

A la tierna edad de 8 años recuerdo volver con mi madre del cole y todas las tardes pasábamos por delante de un local donde se escuchaban gritos de "¡Kiai"! y un olor a incienso impregnaba toda la calle. Desde siempre me ha encantado el dulce y siempre he sido un niño gordito, pero por mi cumple mis padres me regalaron apuntarme a ese sitio que tanto me llamaba la atención. Y así empecé con el taekwondo con 9 años. Me atrapó. Descubrir cómo era capaz de ir poco a poco ganado elasticidad y resistencia me tenía asombrado. Además del carácter competitivo del deporte. Fui consciente del grado de responsabilidad, sacrificio y constancia que merecía el ejercicio. Si quería pasar del cinturón blanco tendría que esforzarme. Y así fue. Tuve mi primer examen de taekwondo; el profesor sostenía unas tablillas de madera para que las fuéramos rompiendo. Recuerdo que la técnica era libre y yo decidí romperla con la cabeza! todo fue una ovación, aún puedo escuchar los aplausos y tengo un recuerdo muy feliz de ese día.

A los 15 años tuve que cambiar de gimnasio ya que desafortunadamente mi maestro falleció de leucemia. En este nuevo gym había otro ambiente. Gente más adulta, competidores a nivel nacional de kickboxing... Ahí fue cuando me enganché realmente de una manera más seria a las artes marciales. Fijé una fecha para competir a nivel nacional y empecé a tocar las pesas para ponerme más fuerte. Recuerdo que en aquella época pocas chicas entrenaban fuerza, sólo los típicos veteranos cachas que me daban buenos consejos sobre biomecánica. Y recuerdo pósters de Arnold, Dorian Yates y Loui Ferrigno. Me encanta mirar aquellos cuerpos esculturales. Yo era un chico con algo de sobrepeso y quería conseguir ese físico que veía en las paredes del gym. Con la testosterona propia de la adolescencia los cambios fueron rápidamente notables. Tuve mis primeras competiciones de fullcontact y kickboxing a nivel regional y nacional. Me encantaba. Gané trofeos al mejor competidor senior y quedé segundo de España en el campeonato de kárate al KO en Madrid. Recuerdo aquella época con un carácter muy competitivo. ¡Sentía que flotaba mientras iba anadando por la calle!

Photo credit: @entrenaconmike
Photo credit: @entrenaconmike

Después de aquella etapa de competiciones, lesiones y demás, me pasé al kárate kyokushinkai y descubrí otra faceta de las artes marciales. Al mismo tiempo compaginaba las artes marciales con las pesas hasta conseguir un físico envidiable, aunque yo lo hiciera por la fuerza que me daba en el combate y pasión por el entrenamiento de hipertrofia. A todo esto, como niño bien gordito que fui con una madre excelente cocinera, siempre tuve inquietudes por la gastronomía. Estudié cocina y gastronomía y después fui chef. Era un mundo super dinámico, como estar todo el día en un submarino a 40 grados. Físicamente me eché a perder, comía a deshoras y todo lo que pillaba en la despensa, además de volver a comer dulce y tomarme mis vinos. A pesar de realizar un oficio precioso, no disponía de tiempo para entrenar y poco a poco fui perdiendo mi forma física y volví a engordar, como se puede ver en las fotos. Tomé la decisión de soltar los fogones y estudié actividades físicas en el deporte y varios grados complementarios como entrenador de alto rendimiento y entrenamiento para la mujer deportista. Devoraba todos los libros a mi disposición sobre entrenamiento y nutrición. Mi estado físico volvió a ser el que era, ya con más edad, pero sorprendido de la memoria muscular y de lo rápido que vuelve uno a recuperar todo lo perdido.

Actualmente soy entrenador personal tanto de particulares como de clases colectivas. Es donde me siento cómodo. Sé cómo motivar y mover a mucha gente, en cuanto pongo la música y empezamos a calentar me activo, empiezo a fluir y de una forma gradual voy haciendo que la clase cada vez vaya a más. Aunque sea la quinta clase que doy al día la abordo con las mismas ganas y energía que la anterior. Pienso que el deporte está al 100% conectado con nuestra mente y alma. Nuestro cuerpo siempre tiende a la zona de confort. Eso que hay dentro de cada uno de nosotros que nos dice vamos, ponte las zapatillas aunque esté lloviendo y vamos a entrenar, es lo que marca la diferencia.

Photo credit: @entrenaconmike
Photo credit: @entrenaconmike

Durante el ejercicio empiezas a notar esa sensación eufórica que te aporta el deporte, ese bienestar que después se multiplica al llegar a casa. Y a largo plazo eres consciente de dónde estabas y dónde estás ahora gracias a la filosofía del esfuerzo. Es muy reconfortante. Recomendaría a todo el que esté leyendo esta entrevista que busquen aquella actividad donde se encuentren más a gusto, ya que siempre hay un deporte vitamina para cada persona. Todo va con la personalidad. Hay quien es más de jugar en equipo, hay quien es más individualista, hay quien es más de entrenar fuerza, o resistencia, aeróbicos, hay tantas opciones!

A todos les diría que lo primero es disfrutar, paciencia y darte tus pequeñas recompensas por ese esfuerzo, darle valor a los descansos, y entrenar con cabeza y sensatez. Vas a disfrutar muchísimo más de la comida, vas a sentirte muchísimo mejor, más fuerte ante los retos de la vida, tu espíritu se verá mucho más fortalecido que el de una persona que lleva una vida sedentaria. Así que recomiendo ponerte en acción, gradualidad, disfrutarlo y paciencia.

Actualmente tengo 43 años y me siento mejor que nunca. Lleno de vitalidad, de optimismo y de la misma ilusión por la vida que la que tenía cuando era un adolescente. ¡Salud y bienestar!

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente