La transformación de Álvaro tras perder más de 30kg: "El deporte ha cambiado mi autoestima"

transformación en primera persona de Álvaro
La transformación de Álvaro tras perder + 30kgÁlvaro Rodríguez

"Demostráis que estar en forma y cuidarse está al alcance de todos y debería de forma una parte importante de nuestras vidas", nos cuenta Álvaro en un mail a la redacción. Como otros lectores, ha querido publicar su transformación física después de llegar a los 100kg, y explicar cómo el deporte y la vida sana le ha cambiado la vida.

Me pongo en contacto con vosotros para hablaros de mi experiencia ya que he visto que últimamente compartís muchas historias de personas anónimas con el objeto de motivar a todos aquellos (y aquellas) que están en el proceso de ganar calidad de vida. Ver que personas normales y corrientes lo consiguen es, por experiencia propia, motivador. Evidentemente las comparaciones son odiosas y cada persona, cada cuerpo, es específico, pero ahí quedan dichas experiencias para quién las quiera leer, asumir y entender.

En mi caso, no me dedico a este mundo (mi profesión es completamente diferente, soy profesor e investigador en la universidad), pero hace unos años que el deporte empezó a formar parte de mí. Actualmente tengo 31 años y aproximadamente con 24 decidí dar un giro radical a mi vida y cambiar mi cuerpo, que no me gustaba... llegué a pesar 102kg. Desde entonces todo cambió de forma radical, sobre todo aquello que no se ve: mi mente, mi relación con la comida, mi autoestima, mi forma de ver el mundo. Pero evidentemente también empecé un progreso, un cambio a mejor, en mi físico, que también es importante, aunque se niegue que la estética no es significativa en el proceso.

Desde entonces comencé a bajar de peso, hasta los 69kg aprox. (hoy ando en los 80kg, pero no son más que cifras) y el deporte se convirtió en parte de mi día a día, a pesar de que lo detestaba desde bien pequeño (siempre he sido malísimo en todos los ejercicios, ya fuesen individuales o en equipo). Y hasta hoy. Han sido años muy duros de trabajo, sobre todo en los momentos iniciales en los que todo dio un cambio tan radical... fue muy difícil y muy traumático modificar mi alimentación y hacer deporte, no lo niego. Pero a pesar de esos momentos duros, que se siguen produciendo, de las épocas de bajón, de las frustraciones que produce el compararse con los demás, los buenos momentos y lo que mi estilo de vida saludable me han dado los superan con creces.

En primer lugar, respecto al entrenamiento, actualmente estoy combinando las pesas, el fitness de toda la vida, con el Crossfit. Grosso modo alternos por semanas. Hasta hace unos 5 meses solo hacía pesas, eso sí, siguiendo siempre una planificación: antes con un entrenador personal que me hacía las rutinas y me las enseñaba para yo luego hacerlas por mi cuenta y ahora yo mismo me hago mis rutinas. No he estudiado nada al respecto pero después de tanto tiempo, de mucho curiosear y aprender, entiendo algunas cosas y me siento cómodo con mis rutinas, que creo que me funcionan bastante bien y son completas, entrenando a grupo muscular por día, aunque, por ejemplo, con espalda introduzco bíceps y con pectoral tríceps, repitiendo pierna, que la entreno dos veces en semana. En total, suelo hacer 5 entrenamientos a la semana, siempre a primera hora de la mañana. Como te decía, desde mayo aproximadamente empecé a practicar Crossfit porque llevaba algún tiempo llamando mi atención y lo cierto es que estoy encantado. Mi fitness ha mejorado muchísimo sobre todo en lo referente a la flexibilidad y la movilidad. Las pesas tienden a viciar los movimientos y la ganancia de músculo a través de ellas hace el cuerpo más rígido. Con el Crossfit las sensaciones son completamente diferentes y, una vez aprendida la técnica -que no es nada fácil-, he podido ir incrementando progresivamente los pesos hasta utilizar cargas relativamente altas... aunque es un proceso tan lento que todavía es pronto para decir que todo lo hago completamente bien. Pero, como te decía, he ganado sobre todo en movilidad y tengo rangos de movimiento en las muñecas, los codos o los hombros que eran impensables para mí hasta hace unos meses. Además, contar con un entrenador encima de ti todo el rato también cuenta, en positivo, ya que no solo te ayuda con las técnicas para evitar lesiones sino que te motiva a ir poco a poco progresando. Actualmente pretendo seguir combinando ambos deportes ya que, con sus diferencias, tanto en las pesas como el Crossfit encuentro cosas muy positivas y diferentes formas de llevar mi cuerpo cada vez a más. Con las pesas, más fuerza, más pesos, controlando mucho los movimientos. Con el Crossfit, más flexibilidad y más resistencia y, también, rápido incremente de músculo, sobre todo de piernas y hombros.

Respecto a la dieta, el proceso ha sido parecido. Llegó un momento en el que entendí que no podía seguir incrementando mi peso tanto por estética como, principalmente, por mi salud. Comencé a hacer dieta con una médica especializada en nutrición que, durante un año, me ayudó a bajar de los 103kg hasta los 68kg y que enseñó, sobre todo, a comer bien, siguiendo una pauta en la que podía comer de todo. Fue duro, no se puede negar que lo es cuando uno come lo que quiere y cuando quiere y lleva varios años viciado con ello. Una vez aprendido todo, he seguido por mi cuenta. Lo cierto es que no soy ejemplo de nada en tanto que no soy estricto con la alimentación. Como lo que quiero, 6 veces al día, pero procuro ingerir mucha proteína para cubrir mis requerimientos y que todo sea saludable. Como no me dedico a ello de forma profesional, no estoy en un punto en el que tenga o quiera medir cada gramo de lo que ingiero. Si la dieta es buena y se combina con entrenamiento, los resultados están ahí.

Mi objetivo a corto plazo es seguir progresando. El deporte forma parte de mi vida, una parte muy importante, y, sobre todo en lo referente al Crossfit me gustaría seguir aprendiendo nuevas técnicas, incrementando pesos e ir poco a poco haciendo ejercicios que todavía me cuestan en anillas, rack o cuerda. Evidentemente, lo que más me gustaría, desde mi humilde posición porque no soy un ejemplo de nada, es ayudar a otras personas a que, como yo, puedan mejorar su calidad de vida, porque, aunque con esfuerzo, se puede y merece la pena. Incluso pensé en crear un perfil en Instagram con ello, pero eso me llevaría a pisar el trabajo de los que sí que son ejemplo de mucho y que han estudiado y se han formado para ello. Mi perfil personal en IG es @_alvarodaniel. A veces subo alguna cosa sobre deporte, pero casi nada.

En definitiva, no quiero ocupar más tiempo, quería compartir este mensaje para que sepáis, desde mi humilde posición, algunas de las situaciones y vivencias que hay detrás de vuestros lectores. Adjunto algunas fotografías que no dejan de ser meras imágenes de un físico, pero que esconden muchísimo detrás. Mucho de lo que he sido gracias al deporte y de lo que soy en la actualidad. Sin duda un proceso arduo, difícil, complejo, pero que repetiría todas las veces que pudiera.