El biopic de David Bowie, sin su música ni aprobación familiar, estrena un tráiler que augura malas críticas

Cine 54
·5 min de lectura

Si vas a hacer el biopic de una súper estrella de la música, sin la aprobación de la familia y sin el derecho a utilizar sus canciones ¿qué sentido tiene hacerlo, verdad? Pues los responsables de Stardust siguieron adelante a pesar de todo con la biografía de David Bowie y el resultado es un tráiler que augura algo peor de lo que hubiéramos esperado.

Sin palabras...

Los fans están que trinan en redes sociales. Se sienten ofendidos ante el despropósito que plasma el avance tras ver a su ídolo retratado en una película sin ton ni son. Recordemos que el hijo de Bowie, el director Duncan Jones, dijo en enero de 2019 a través de Twitter que la película no contaría con los derechos de las canciones pero que tampoco pensaba detenerlos. “La película no tendrá la música de mi padre y no imagino que cambie. Si quieren ver un biopic sin su música o sin la bendición de su familia depende de la audiencia”.

Dirigida por Gabriel Range, Stardust muestra la faceta que vivió Bowie con su extravagante álter ego Ziggy Stardust, haciendo referencia a los espectáculos de alta innovación visual que protagonizaba y al álbum con el que alcanzó el reconocimiento internacional, el más representativo del glam rock, su primer álbum conceptual y uno de los mejores de su carrera, El ascenso y la caída de Ziggy Stardust y las arañas de Marte (1972), que precisamente incluía una canción llamada Stardust. Vamos, un clásico. Un ícono en su carrera y en la historia de la música.

Imagen de Stardust (IFC Films)
Imagen de Stardust (IFC Films)

El ascendente Johnny Flynn se mete en la piel del inolvidable artista para contarnos el salto de Bowie al mercado estadounidense cuando a inicios de los años 70s conquistó a nuevos fans con su actuación mística. Por allí aparece un publicista que duda que su cliente alcance el estatus de icono algún día por culpa de las frases que lanza a la prensa, vendiéndose más como un fenómeno bizarro que a su música. Pero a medida que avance el tráiler vemos la transformación del andrógino artista en toda una rock star capaz de mover a las masas con su innovadora propuesta.

Sin embargo, son muchos los fans del inolvidable artista que no dan crédito a la película que nos trae Johnny Flynn. David Bowie es un ícono de la música para el planeta. Lo fue en vida y lo sigue siendo tras su fallecimiento en 2016 a consecuencia de cáncer de hígado, y verlo representado por un actor que no se asemeja en absoluto y sin poder recurrir a su gran obra, sus canciones, ha dejado perplejos a la gran mayoría.

Es decir, ¿se imaginan Bohemian Rhapsody sin las canciones de Queen? ¿O Rocketman sin la música de Elton John? Pues no. Imposible. Si bien es cierto que existen otras biografías musicales que no contaron con la música de sus artistas, todas ellas pasaron desapercibidas para el gran público. Como fue el caso de All by my side de Jimi Hendrix o Nowhere boy de John Lennon (solo tuvo el derecho de una canción, Mother, que lanzó junto a Yoko Ono en 1970).

Es más, si no dijeran el nombre de David Bowie en el tráiler probablemente ni nos imaginaríamos que se trata de su biopic hasta que vemos al actor representado al final sobre los escenarios. Si fuera un artista desconocido, vaya y pase. ¡Pero es David Bowie!

A su vez, cabe mencionar que David Bowie no quería que se hiciera una película sobre su vida. A finales de los 90 amenazó al director Todd Haynes con demandarlo si hacía que Velvet Goldmine tuviera un personaje que lo imitara a él y su vida, obligando al cineasta a cambiar su visión y contratar a estrellas como Thom Yorke de Radiohead y Johnny Greenwood para que compusieran música original que tuviera los acordes de la era. Es decir que Stardust no solo se hizo en contra de su voluntad sino que ni siquiera contaron con la aprobación de la familia y herederos del cantante. ¿Alguien nos lo explica?

Más historias que te pueden interesar: