Trabajar en pareja no es fácil: Paco León confiesa que fue uno de los motivos del cese de Arde Madrid

Paula Olvera

La serie Arde Madrid, estrenada el 8 de noviembre de 2018 y centrada en la vida de la actriz norteamericana Ava Gardner en Madrid durante los años sesenta, está a punto de cumplir su primer año de vida. Y a pesar de que se concibió como una de las producciones más innovadoras de Movistar+, coronándose como la primera ficción de la televisión de pago rodada en blanco y negro y el primer título de la plataforma con estreno simultáneo en España y Latinoamérica, su recorrido televisivo ha resultado exiguo.

Y es que el pasado mes de mayo los creadores Paco León y Anna R. Costa anunciaron que esta ficción que emplea la comedia para hablar de otros temas como el franquismo o el analfabetismo sexual no contará con una segunda temporada, a pesar de anunciar a bombo y platillo previamente que sí se desarrollarían más episodios sobre la andanzas de Ava Gardner en la capital española.

(©Movistar+)
(©Movistar+)

Paco León, el protagonista de la historia, asumiendo además que se trataba de su primera serie como director, argumentó en Twitter que Arde Madrid únicamente contaría con ocho episodios por “cuestiones personales y profesionales”.

Y, en la misma línea, Movistar+ anunciaba que “a Paco y Anna sólo podemos apoyarlos en su decisión porque rara vez se equivocan”.

Reconozco que por aquel entonces esta sucesión de declaraciones me olió un tanto a chamusquina. ¿Qué es lo que realmente había sucedido para no perpetuar en la pequeña pantalla la vida de una de las grandes estrellas del siglo XX a través de la interpretación de Debi Mazar y de su servicio encarnado por Inma Cuesta, Anna Castillo y el propio Paco León?

Pues bien, tras meses guardando silencio, el actor sevillano -quien por cierto ha vuelto a ponerse en la piel de María José Riquelme en la segunda temporada de La casa de las flores- acaba de confesar durante la promoción de la citada serie de Netflix que el desgaste de trabajar en pareja también pesó para dar fin a Arde Madrid.

“Fue por muchas razones. Supongo que son como los hijos: o no te lo piensas mucho y lo haces muy seguido o… En La casa de las flores, por ejemplo, han hecho la segunda y la tercera juntas y así no se pierde la inercia. Pero Arde Madrid fue escrita a fuego lento durante mucho tiempo. Para llegar a la calidad de guion de la primera estuvimos mucho tiempo, ha explicado Paco León en Bluper intentando arrojar luz sobre la sorprendente cancelación de esta serie que estaba repleta de cameos, entre ellos el de su propia madre Carmina Barrios.

[Arde Madrid: La nueva genialidad de Paco León sobre el paso de Ava Gardner por la España franquista]

De igual manera, ha recalcado que “entendimos que ya está. En principio se concibió como una miniserie y al final ha sido así. Está bien cerrada, está bien contada y tiene sentido como miniserie”, a la par que ha reconocido que el hecho de trabajar en pareja también pesó a la hora de tomar una decisión tan firme: El desgaste que eso supuso también pesó en la decisión de decir... Ambos también tenemos proyectos personales. Y luego tienes ganas de hacer cosas nuevas”.

Aunque estas declaraciones hayan tardado en llegar me parecen muy significativas e incluso dignas de aplauso porque visibilizan una realidad que a veces nos negamos a admitir: trabajar en pareja es harto complicado.

Y no lo digo yo, que de momento no me he encontrado en dicha tesitura, sino que la propia estadística de Infoempleo recoge que compartir el espacio de trabajo con la pareja, así como dedicarse a la misma profesión y emprender juntos, puede resultar muy embarazoso. De hecho, mediante una encuesta publicada en Twitter, el 72% de los internautas asegura que no le gusta la idea de trabajar en pareja.

Trabajar con tu media naranja puede resultar complicado, pero lo cierto es que en el mundo del entretenimiento puede generar aún más presión ya que no sólo es probable que las conversaciones acaben girando siempre en torno al proyecto en cuestión, impidiendo desconectar en el plano personal, sino que además existe el añadido de que esta incomodidad se transmita en el resultado delante de las cámaras.

Por mi parte, he de lanzar un guiño a Paco León, a quien he entrevistado en varias ocasiones, y a su pareja y madre de su hija Manuela, Anna R. Costa, porque durante la promoción de Arde Madrid se mostraron muy emocionados con el hecho de trabajar en pareja nuevamente, puesto que ya habían colaborado en varios cortometrajes. Eso sí, me reconocieron que en esta ocasión les había resultado un tanto cargante: “Hemos sufrido porque ha sido muy duro trabajar en pareja y nos hemos peleado muchísimo. Y, de hecho, hemos terminado tan cansados el uno del otro profesionalmente que se nos hacía duro pensar en una segunda temporada. Pero, por otro lado, estamos muy contentos”, me dejó caer en bandeja el protagonista.

[Paco León calienta el mundo de las series con Arde Madrid: "Me decepcionaría bastante si nadie protesta por algo"]

Pero también hay casos de éxito en la pequeña pantalla. El que primero se me viene a la cabeza es el de Los Javis, Javier Calvo y Javier Ambrossi, para quienes trabajar juntos no parece haber supuesto un quebradero de cabeza, sino más bien todo lo contrario, porque han creado su propio sello personal y el triunfo profesional ha venido de la mano del amor que se profesan desde 2010.

Y es que compartir las mismas motivaciones ha llevado a este par de actores a la creación en 2013 de la obra de teatro La llamada y el lanzamiento de la versión cinematográfica de la historia en 2017, además de la creación de la exitosa webserie Paquita Salas cuyas tres temporadas están disponibles en Netflix. Ambos han dado buena muestra de que se conocen en profundidad delante de las cámaras trabajando también como profesores de interpretación en Operación Triunfo 2018, además de enriquecer la serie de Televisión Española La otra mirada con su particular cameo en la academia para señoritas.

Por supuesto que existen casos de éxito, como lo son el matrimonio formado por Jonathan Dayton y Valerie Faris, directores de Pequeña Miss Sunshine y La batalla de los sexos, o la pareja que forman Anna Boden y Ryan Fleck, responsables de Capitana Marvel. Pero quizás sea más fácil cuando la relación es entre hermanos, como demuestran los casos de Pablo y Javier Olivares como artífices de El Ministerio del Tiempo o Jorge y Alberto Sánchez-Cabezudo como cabecillas de La zona y sumando a una lista que en Estados Unidos ya está engrandecida gracias a Matt y Ross Duffer que lideran Stranger Things. Así como los hermanos Russo, detrás de las películas de Marvel, o las Wachowski de Matrix.

Yo, por si las moscas, me quedo con una frase de Henry Ford que hoy cobra más relevancia que nunca y que quizás sirva de aliento a Paco y Anna para que se atrevan de nuevo: “Juntarse es un comienzo. Seguir juntos es un progreso. Trabajar juntos es un éxito”.

Para seguir leyendo:
Sexo y mucho whisky: Movistar+ comparte el tráiler de Arde Madrid, la nueva serie de Paco León
Paco León celebra el éxito de La casa de las flores cantando por Rosalía