La trágica historia del niño ucraniano que ha emocionado a Jamie Lee Curtis

·4 min de lectura
Photo credit: Ashley Gilberts - Instagram
Photo credit: Ashley Gilberts - Instagram

Lamentablemente, parece que la Guerra de Ucrania, invadida por Rusia, va para largo. Está siendo un conflicto de desgaste entre un Goliat que avanza con precaución para no ganarse, todavía más, la enemistad del mundo, y un David que resiste como puede. Poco a poco, lo que en principio era noticia empieza a dejar de serlo, no por menos trágico si no por falta de novedad, de sorpresa, de impacto. El ser humano se acostumbra hasta al horror, y lamentablemente la guerra forma parte de nuestra historia y nuestra naturaleza.

Cada vez más, la Guerra de Ucrania se convierte en un lugar común, un conflicto dramático e histórico que solo nos vuelve a interesar por anécdotas particulares, capaz de tocarnos todavía más la fibra que ya tenemos afectada desde hace más de un mes. Y es que ya sabemos que hay una guerra, ya sabemos que podemos hacer poco o nada, o que estamos dispuestos a hacer menos de lo que nos gustaría admitir. Nuestro cerebro reacciona, con el puro paso del tiempo, para incrustar este drama humano en lo tolerable, esta guerra en Europa como nos afectaba esa otra en Palestina o el Congo. Es triste, pero es así.

Por eso, quizás sí que nos debamos agarrar a las pequeñas historias humanas que despiertan de nuevo nuestro corazoncito, demasiado acostumbrado a que los telediarios den más terror que el cine. Así es la historia de Danilo, un niño ucraniano de 12 años cuya historia ha sido rescatada por el fotógrafo Ashley Gilberston, y que ha llamado la atención de la actriz Jamie Lee Curtis, cuyo repost ha llamado la atención del mundo, y la nuestra.

DINOS COMO AYUDAR @ASHGILBERSTON

Primero llegó la guerra y el pueblo de Danilo se convirtió en el frente. La lucha rugió, acercándose hasta que los tanques y los hombres armados endurecieron sus posiciones en su calle.

Luego vino el asedio, con una escalada de violencia que dejó la zona sin agua corriente, alimentos, electricidad ni comunicaciones durante un mes. Los bombardeos aéreos y los bombardeos destruyeron escuelas, hospitales, casas y puentes. Los que intentaban escapar corrían el riesgo de recibir un disparo.

Luego, la madre de Danilo, Liudmyla, fue alcanzada por un proyectil. La llevaron de urgencia al hospital donde los cirujanos inicialmente lucharon para salvarle la vida y continúan luchando para salvar su pie, que es posible que deba ser amputado. Danilo no pudo visitarla debido a los combates. Su gato, Lyzunia, ucraniano para "el que lame", fue el siguiente, alcanzado por la metralla durante el combate. Finalmente, la casa de Danilo recibió un impacto directo, se incendió y se quemó hasta los cimientos.

“Venimos aquí todos los días”, dice Danilo, “limpiamos las heridas de Lyzunia y buscamos entre los escombros cosas que podamos salvar. Tenía una colección de monedas que quería conservar, pero debe haberse derretido en el fuego”.

Los hombres de la casa de Danilo están al frente, peleando, y Danilo se quedó con su abuela de 62 años, Nina. Corrieron y se refugiaron en la casa de un extraño cercano.

“No son parientes y no sabemos qué va a pasar”. Nina dijo con voz temblorosa: “No tenemos adónde ir y la madre de Danilo está a punto de salir del hospital. No tenemos dinero, ni siquiera tenemos comida. Todo se quemó… Esto es como un mal mal sueño del que nunca me despierto”.

Danilo, de 12 años, espera recaudar dinero para el tratamiento médico de su madre.

Es más, en el post de Curtis faltan los fragmentos que describen lo que sucede en las cuatro fotos, algunos pasajes realmente sobrecogedores.

1 & 2. “Tengo muy buenos recuerdos aquí. Mi lugar favorito es la habitación de mi madre" dice, llorando. "Ella solía acariciarme la espalda mientras pasábamos el rato viendo comedias en televisión".

3. Montando en bici por la calle, a través de casas en ruinas. Danilo se detiene "conocía a la mujer que vivía aquí. Ella fue explotada y vi su cabeza en la calle" dice mientras posa su mirada fijamente en una señal en la valla, "y sus piernas estaban arriba, en el tejado".

4 & 5. Danilo llora al ver a su madre por primera vez en un mes. "Quiero recaudar dinero para pagar por su tratamiento médico y para una prótesis para ella".

En fin, íbamos a hacernos los machitos diciéndonos que si se nos ha metido algo en el ojo era única y exclusivamente por el gato Lyzunia, que hace photobomb (el único bomb que nos gusta) en la primera foto, pero a quién queremos engañar.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente