'Toy Boy' triunfa en Netflix tras su fracaso en Antena 3

Por Nuria Herrera
Photo credit: Roberto Garver

From Diez Minutos

Los strippers han vuelto a salir al escenario, aunque esta vez en Netflix y con un resultado muy distinto. Los 13 capítulos de Toy Boy, la serie protagonizada por Jesús Mosquera, María Pedraza y Cristina Castaño, entre otros, es uno de los estrenos de la plataforma para el mes de marzo y sus primeros días en activo han sorprendido a muchos. La serie producida por Atresmedia y Plano a Plano, que se despidió de Antena 3 a mediados de diciembre con un escaso millón de espectadores, se ha colocado en los primeros puestos de las ficciones más vistas en su 'segunda vida' en la plataforma.

Y es que Toy Boy no sólo ha entrado en el Top 10 de España sino que ocupa el segundo puesto en el ranking de series más vistas en la plataforma de nuestro país. Pero la historia de Hugo Beltrán (Mosquera) también tiene fans fuera de nuestras fronteras. La ficción es número 1 en Marruecos, Brasil e Israel, y se ha colado en los primeros puestos en Argentina, Chile y Costa Rica. Un fenómeno que a muchos recuerda al de La casa de papel, que también se disparó a raíz de su entrada en el catálogo de Netflix.

La serie se estrenó en Antena 3 el pasado 25 de septiembre y debutó con un discreto 13.6% y 1.849.000 espectadores ante el poderoso Masterchef Celebrity de Tamara Falcó. Ese primer dato fue premonitorio de lo que vendría después, y la serie fue desangrándose poco a poco anotando mínimo en su capítulo 11 con un 6.3% de share (854.000 espectadores) el 3 de diciembre.

Los ingredientes de 'Toy Boy'



Hugo Beltrán (Jesús Mosquera) es un stripper joven, guapo y despreocupado que una madrugada se despierta en su velero, tras una noche de fiesta y excesos, al lado del cadáver quemado de un hombre. Se trata del marido de Macarena Medina, su amante (Cristina Castaño), una poderosa mujer con la que mantenía una tórrida relación sentimental de alto voltaje sexual. Hugo no recuerda nada de lo que ocurrió la noche del crimen, pero está seguro de que él no es el asesino, sino la víctima de un montaje para inculparlo. Tras un rápido juicio es condenado a quince años de cárcel.

Siete años más tarde, en la cárcel recibe la visita de Triana Marín (María Pedraza), una joven abogada que, en representación de un importante bufete, se ofrece a ayudarlo, reabrir el caso y tratar de demostrar su inocencia en un nuevo juicio. Aunque Hugo desconfía del ofrecimiento, Triana consigue la anulación de la condena y sale de la cárcel, en libertad condicional y pendiente de la celebración de un nuevo juicio en el que tendrán que ser capaces de demostrar su inocencia.

A partir de este momento, Triana y Hugo tendrán que trabajar juntos para intentar desenmarañar una compleja trama que llevó a una persona inocente a la cárcel. Una relación que no será fácil, ya que pertenecen a mundos diametralmente opuestos; ella es una abogada con un futuro prometedor, trabajadora, responsable y brillante. Él, un amo de la noche, expresidiario y considerado un asesino por todo el mundo excepto por él mismo y con sed de venganza. Pero el futuro les tiene preparada una sorpresa.