Totoro se abona a Netflix

Por César Silgado
Photo credit: Productora

From Diez Minutos

Netflix ha llegado a un acuerdo el estudio japonés Ghibli, responsable de icónicas películas como La princesa Mononoke o Mi vecino Totoro, que le permitirá ofrecer en próximas fechas todos sus largometrajes. Es un acuerdo global del que sólo quedan fuera Japón, Estados Unidos y Canadá, cuyos derechos los compró en octubre WarnerMedia para su plataforma HBO Max.

Los estudios Ghibli se crearon en 1985 por el maestro Hayao Miyazaki e Isao Takahata, que se unieron definitivamente después de haber colaborado en series como Heidi, Marco y Ana de las Tejas Verdes. Esta unión ha dado 21 títulos sorprendentes que hablan, sobre todo, de personajes que superan la preadolescencia y se hacen mayores, de la naturaleza amenazada por la industrialización, de mundos irreconciliables y, por encima de todo, de la belleza. Las películas de Ghibli tienen una estética muy cuidada y presentan una imaginación desbordante.

Conflictos sin buenos ni malos

En sus películas la mujer tiene un papel relevante. No se trata de protagonistas al estilo princesa Disney, sino mujeres que aprenden, se equivocan, se rehacen, luchan, buscan un futuro y defienden su mundo. La princesa Mononoke es un claro ejemplo de defensa de una naturaleza salvaje habitada por espíritus ancestrales, y amenazada por una industrialización aún más salvaje. Cada personaje defiende el mundo en el que vive con pasión y a veces con crueldad, generando empatías por cada uno de ellos.

Los que ya conocéis estas películas coincidiréis en la pasión que despiertan estas películas. La factoría tiene apasionados fans en todo el mundo. Y para los que aún no las conozcáis tenéis la oportunidad de verlas, a partir del 1 de febrero en Netflix. Desde este día se podrán ver la maravillosa Nicky, la aprendiz de bruja, Porco Rosso, que es una de las favoritas de los fans de la factoría, El castillo en el cielo o Recuerdos del ayer. Y por supuesto la película que está considerada como la mejor película de animación jamás contada, Mi vecino Totoro, tan lenta como entrañable y llena de valores.

Será el 1 de marzo cuando se puedan ver dos de las obras maestras de Ghibli, La princesa Mononoke y El viaje de Chihiro. Además, Arrietty y el mundo de los diminutos o El cuento de la princesa Kuguya.

Para el 1 de abril se reservan la divertida y alocada Pompoko, la historia encantadora de Susurros del corazón, El recuerdo de Marnie o Se levanta el viento, el título con el que el maestro Miyazaki se retiró en 2013 (aunque no haya podido evitar participar en un nuevo proyecto en producción) ofreciendo un laberíntico e intrincado universo donde reúne toda su imaginaria. Y también la que, a mi entender es la mejor película de la factoría, aunque no deja de ser una opinión personal: El castillo ambulante.

Kodamas, duendecillos del polvo (susuwataris)... y por supuesto Totoros, engloban un merchandising muy rentable con los personajes de las películas.

Photo credit: Productora

Para hacerte una idea echa un ojo al merchandising de Ghibli que se puede encontrar en Amazon, y prepárate, porque vas a comprar.

Visitar