Torino: por qué se lo considera uno de los mejores autos, cuánto cuesta y qué motor tiene

El Torino auto es uno de los más valorados de todos los tiempos, considerado uno de los mejores vehículos de fabricación nacional y con algunas hazañas que lo hacen inolvidable, como fue el paso por las 84 Horas de Núrburgring, la legendaria pista alemana.

En cuanto a su origen, el Torino nació en la década del 60, mientras que su marca se remonta a la época de las Industrias Kaiser Argentina (I.K.A.), que firmó un acuerdo con la American Motors Corporation (A.M.C.) para fabricar en la Argentina algunos de los modelos que ofrecía en Estados Unidos. Se eligieron entonces el Rambler Classic y el Ambassador.

El Rambler logró rápidamente un lugar en el mercado, pero se necesitaba un auto más chico. Así se pensó que el estilo debía ser europeo, ya que era la tendencia del momento del consumidor argentino. Así nació el proyecto X. I.K.A., a cargo del italiano Battista Farina, alias Pininfarina.

El proceso fue el siguiente: se enviaron a Italia dos unidades, una coupé y una sedán, y mientras tanto, en Córdoba se decidían los aspectos mecánicos. Al regresar de ese viaje, el vehículo X ya tenía una imagen definida. Había que ponerle un nombre. Entonces surgió la idea de llamarlo Torino auto, por ser el nombre de la ciudad en la que había nacido el concepto.

¿Qué motor tiene un Torino?

El 26 de octubre de 1966 comenzó a producirse el Torino auto en la planta de Monte Chingolo, en su versión 300 con carrocería sedán, luego nació el Torino auto 380W y finalmente el 380 con diseño coupé. En diciembre comenzó a venderse en los concesionarios de la red IKA y se presentó a la prensa en el Autódromo de Buenos Aires. En 1967 la marca Renault tenía la participación mayoritaria en la fábrica y, a partir de 1975, el modelo pasó a llamarse Renault Torino.

Con unas dimensiones de 4725 mm de largo, 1778 mm de ancho, 1410 mm de alto y una distancia entre ejes de 2723 mm, las dos Torino auto cupés eran casi iguales, y solo las siglas eran las que marcaban la diferencia entre ellos.

Donde sí se veían las diferencias era en el motor, que era el de seis cilindros en línea y 3.770 cm3 denominado Tornado Superpower 230, pero el 380 recibía el combustible por un carburador Holley 2300 C y el 380W, por tres Weber 45. Eso hacía que los motores tuvieran diferente rendimiento, entregando 155 y 176 caballos, respectivamente.

El Torino auto es uno de los más valorados de todos los tiempos.
El Torino auto es uno de los más valorados de todos los tiempos.

El Torino auto es uno de los más valorados de todos los tiempos.

La nomenclatura de los cupés tenía que ver con que, el 380W heredó el número «380» del Torino auto con esa numeración que hacía alusión a la cilindrada nominal de su motor Tornado, mientras que la letra «W» hacía alusión a los tres carburadores Weber que alimentaban al mismo.

Todas las versiones tenían su impulsor asociado a una caja de cambios de la firma alemana ZF, de cuatro relaciones con comando al piso. El Torino auto 380W alcanzaba los 199 km/h y aceleraba de 0 a 100 km/h en 10,3 segundos.

La primera renovación del Torino auto

En 1970, la línea Torino auto recibió sus primeros cambios y modernizó su imagen. El capot pasó a ser plano, la parrilla dejó de enmarcar a los faros de profundidad, sumando un marco metálico que formaba un único conjunto. En la cola se colocaron faros circulares.

También se trabajó en la mecánica para bajar el elevado consumo, aunque fue en 1973 se produjo un gran cambio en la motorización de la gama Torino auto, con más cambios estéticos. Se dejó de ofrecer el motor chico y se modificó el grande, que pasó de tener cuatro bancadas (Tornado Superpower 230), a tener siete apoyos para el cigüeñal (Torino 233).

El motor con el Holley incrementó su potencia de 132 a 178 caballos, mientras que el alimentado por los tres Weber alcanzó los 205 cv, posibilitando que la cupé GS fuera el primer auto nacional en pasar la barrera de los 200 Km/h.

Estéticamente se agregaron algunos cambios como la paleta de colores, que incorporó colores estridentes como el Verde Delta, el color del lanzamiento, mientras que en el interior el instrumental pasó a tener fondo azul, y la plancha pasó de ser símil madera a color marfil.

En mecánica, el motor siguió siendo el mismo, aunque con ciertas mejoras logró entregar 200 cv, con lo que alcanzaba una velocidad máxima de 196 km/h. La versión sedán siguió bajo la denominación SE hasta 1978, cuando pasó a llamarse Grand Routier, manteniendo la estética y la mecánica de la cupé, aunque en vez de llantas de aleación calzaba llantas de chapa con taza de acero.

El Torino auto se comenzó a fabricar en la década de los 60.
El Torino auto se comenzó a fabricar en la década de los 60.

El Torino auto se comenzó a fabricar en la década de los 60.

¿Por qué se considera al Torino uno de los mejores autos de Argentina?

La epopeya de 1969 selló a fuego la leyenda del Torino auto. Compitiendo entre los grandes de la época en una de las carreras más exigentes de aquellos tiempos, el Torino estuvo a la altura de un verdadero campeón en Las 84 Horas de Núrburgring.

En aquel entonces, un grupo de pilotos organizado por Juan Manuel Fangio y Oreste Berta, lograron derrotar a marcas como BMW, Mercedes Benz y Ford, entre otras, con un auto que salía de la planta IKA que luego fue comprada por Renault.

Fue en 1966 que Fangio y Berta partieron rumbo al circuito Alemán de Nürburgring con el Torino auto, donde un año antes había comenzado a disputarse la competencia que duraba 84 horas. La selección argentina llamada "La Misión" se organizó para participar en 1969. Se armó una selección de pilotos, quienes conocieron las 198 curvas de los 18 kilómetros de circuito.

Si bien el número Torino auto 3 no ganó el evento por una infracción al reglamento (superó tiempo de permanencia en boxes), su actuación como el vehículo que más vueltas realizó en el difícil trazado se considera una epopeya en el automovilismo de Argentina, aunque no resultó ganador.

Sobre el final de la competencia -ya quedaba en pista solo 1 Torino auto- se le soltó el caño del escape y por el ruido ensordecedor (por reglamento, el nivel no podía superar los 90 decibeles) y una denuncia de Ford, el Torino auto tuvo que entrar a boxes, lo que le significó que le descontaran 10 vueltas y que terminara en cuarta posición.

El fin de la producción en 1981

En 1979, con la importación abierta, Renault se jugó una última carta para pelear con los deportivos europeos y japoneses y lanzó el ZX y GR, modelos que por primera vez mostraban el logo del rombo en un Torino auto.

El Torino auto se dejó de fabricar en los 80.
El Torino auto se dejó de fabricar en los 80.

El Torino auto se dejó de fabricar en los 80.

Entre los cambios se destacaban una nueva parrilla; el capó con una franja bajo relieve central; paragolpes de nuevo diseño; nuevos faros de posición y giro y nuevos colores metalizados.

Las últimas unidades, fabricadas hasta 1981, sumaron algunas mejoras como el espejo exterior izquierdo con mando eléctrico del R18, y uno del lado derecho (sin comando), instrumental de nuevo diseño, volante y reloj digital en el techo del R18, tacómetro, levanta cristales eléctricos, entre otros detalles. Estos últimos ejemplares, tanto de la cupé como del sedán, se vendieron en 1982 y por ello el público los apodó Gamma 82.

Finalmente, la fabricación se cerró en 1981, con 99.792 unidades producidas desde 1966. Fue en diciembre pasado cuando se cumplieron exactamente 40 años desde que salió por última vez de la línea de Producción de la Planta de Renault en Santa Isabel, Córdoba.

¿Cuánto sale el Torino auto hoy?

Encontrar un Torino auto a la venta no es tarea fácil, ya que los fanáticos que lo tienen en su poder, raramente quieran desprenderse de ellos. En cuanto al precio, es también muy cambiante. Hay muchas ofertas de modelos 1972 a 1979, con precios que van desde los u$s10.000 a u$s22.000.

Por un modelo 1967, de los primeros, el valor que más piden es de u$s15.000, mientras que otra opción en muy buen estado llega a 29.000 dólares.

En general, los propietarios coinciden en que poner un precio no es tarea sencilla, porque no es un valor de mercado, sino el valor del Torino auto por su estado. Del lado del comprador, también su ambición por tener uno de estos modelos históricos, definirá hasta cuánto quiere pagar.