El descenso a los infiernos de Toño Pérez tras el robo millonario en el Hotel Atrio

·5 min de lectura

Juan Antonio Pérez, más conocido como Toño Pérez, es uno de los cocineros españoles más populares. Con décadas de experiencia entre fogones, hace solo unos días pasaba por el programa Masterchef Celebrity para dar su opinión como experto sobre lo que estaban cocinando los concursantes. Y precisamente uno de esos participante, Juanma Castaño, le invitó anoche a su programa de radio para comentar uno de los momentos más amargos del chef: el robo de 45 botellas de vino de su valiosa bodega.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

El botín de los ladrones, que actuaron la madrugada del martes al miércoles, incluía una botella de Chateau d’Yquem de 1806 valorada entre los 310.000 y los 350.000 euros. Además de unas 38 botellas de Romanée Conti que, en la carta del Atrio, su restaurante y hotel, tienen un precio de 12.000 euros. Un robo que ha sorprendido al mundo de la gastronomía y, sobre todo, a los principales afectados, el propio Toño Pérez y su pareja y también propietario, José Polo.

Según ha relatado el cocinero en su intervención en El Partidazo de la Cope (programa deportivo que le ha hecho un hueco para contar su historia), en estos momentos difíciles está “intentando no perder el ánimo”, aunque se muestra afectado por lo ocurrido. Con un tono afable y cercano, contaba que tanto él como su compañero y socio están intentando que “esta situación no nos supere” y asegura que el robo no va a cambiar su forma de atender y recibir a sus comensales y huéspedes, que tienen acceso a la bodega donde se produjo el robo para poder disfrutar de su colección de caldos, que ronda las 50.000 botellas.

Sobre lo sucedido la noche del martes al miércoles, Toño Pérez ha contado que los sospechosos son una pareja, un hombre y una mujer de entre 30 y 40 años, que hablaban en inglés y que, tras cenar en el restaurante y pedir visitar la bodega, se fueron a su habitación. Pidieron hacer uso del servicio de habitaciones y fue en ese preciso momento, cuando quien estaba en recepción fue a consultar a cocina si era posible (dado que era ya muy tarde), cuando habrían aprovechado para perpetrar el robo.

“Las cámaras sí que han grabado a esos personajes, pero eran muy profesionales y sabían dónde se tenían que colocar, cómo eludir la cara y ciertas visiones, pero las cámaras han grabado absolutamente todo”, explicaba en el programa radiofónico, donde dijo que él sí les había visto la cara porque les atendió en el restaurante. Un restaurante y hotel, el Atrio, situado en el centro de Cáceres y que cuenta con dos estrellas Michelín y tres soles Repsol y donde se apuesta por la cercanía y los productos naturales locales.

En su relato de los hechos, el chef también contaba que la pareja usó documentación falsa, concretamente suiza, y que la policía científica sospecha que tenían toda la operación diseñada al segundo de antemano. “Estoy seguro porque sabían perfectamente cómo tenían que moverse”, sentencia. Sobre si vio algo raro o tuvo alguna sospecha, reconoce que en el momento, no, pero que luego, una vez que ha repasado cómo fue todo y la conversación mantenida con la pareja hay cosas que le han llamado la atención. Una, el pelo de la mujer, que cree que podría ser una peluca. Otra, que él dijo ser arquitecto y que le pareció extraño que siendo arquitecto y suizo, según dijo, no conociese a uno de los más famosos del país. “Luego lo piensas y es todo como de película”, contó. Además, pagaron una parte en efectivo y otra con una de tarjeta de prepago “de las que no dejan huellas ni rastro”.

Ahora, producido el robo y a la espera de que la investigación pueda llegara buen puerto, Toño Pérez explica que intentan que “el duelo sea lo más corto” y se dicen que en su bodega, una de las más importantes del mundo, hay miles de botellas más. Pero lo cierto es que los ladrones se han llevado la que muchos han llamado la joya de la corona del Atrio y un pedazo de su historia. Pérez comentaba en antena que se trata de un vino exclusivo al que es casi imposible darle salida en el mercado. “No hay ninguna botella en el mundo con esas características, cualquier persona que la saque o la ponga en un sitio público… es la 1806 que sale de Atrio. No es para comerciar por ella”, sentencia.

Un momento muy difícil para el chef, muy reconocido por la profesión y dueño de un espacio que combina restaurante, hotel y bodega y que en su web habla de la “constante aspiración de excelencia que caracteriza al equipo de Atrio, el placer de habitarlo es la mejor prueba de su singularidad”. El “sueño” de sus fundadores en un enclave lleno de historia y cultura y con el diseño contemporáneo de Luis Moreno Mansilla y Emilio Tuñón Álvarezque forma parte de su esencia.

En un reportaje sobre Toño Pérez publicado hace solo unas semanas por El economista, se decía de él que trabaja 18 horas al día, dirige a un equipo de 80 personas y es un “emprendedor incansable” que “disfruta de la cocina como el primer día” porque es su “vida”. En los últimos años ha ganado en popularidad fuera de los fogones por sus participaciones en distintas ediciones de Masterchef.

EN VIDEO | Ahorra tiempo y deja de pochar los huevos uno por uno con este truco

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente