Toñi Moreno no se merece lo que le han hecho en 'Secret Story'

·6 min de lectura

Cuando en enero anunciaron que Toñi Moreno estaría entre los presentadores de Secret Story, yo creo que casi todos esbozamos una sonrisa. No pertenece a este mundillo de los realities pero le pone el alma y eso siempre gusta. Le daría un aire distinto y la frescura de los nuevos comienzos. Como espectadora me atrevo a decir que su paso ha sido de aplaudir sin nada que envidiar a otros que ya pasaron por ahí. Por eso me da mucha pena ver lo que Telecinco ha vuelto a hacer con ella de la noche a la mañana y sin explicación alguna.

Foto de Enrique Cidoncha, cortesía de Mediaset
Foto de Enrique Cidoncha, cortesía de Mediaset

Apuntaba maneras pero no ha podido ser. Secret Story se ha convertido en el reality menos visto de la cadena en los últimos tiempos. Un descenso en la audiencia que empieza a ser la tónica general de muchos de los programas de Mediaset. Para sorpresa de todos, este jueves con motivo de la semifinal, alcanzó una de sus mejores cifras con un 12%. Nada mal, pero demasiado tarde. La cosa ha sido tan catastrófica que han aniquilado el debate del domingo, en su lugar pondrán una película. Con eso queda todo dicho. Así que, aunque el martes harán un programa resumen, habrá que esperar al próximo jueves para ver la gala final. Quienes quieran seguir al tanto de lo que pasa en la casa siempre tienen el 24 horas o Twitter.

Han sido tantos los experimentos que Telecinco ha hecho con Secret Story que algunos en la audiencia no solo estamos cansados, sino también desorientados. Y una de esas cosas que ha producido desconcierto ha sido la desaparición repentina de Toñi Moreno, sin previo aviso. Ella era la encargada de amenizar la gala de los domingos con ese buen rollo tan particular. Te puede gustar más o menos, pero es agradable de ver ya que siempre tiene una buena palabra y una salida agradable para todo. Hizo un buen trabajo en el reality y muchos no entendemos a qué viene su salida inminente.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Hace dos jueves, Carlos Sobera anunciaba que el siguiente domingo habría un programa especial por aquello de la cercanía de la final y que sería presentado por él. Eso sí, no dijo el porqué. Tampoco mencionó a Toñi. Y así mismo fue. Llegó el domingo y en vez de ver a la periodista, estuvo él como jefe de ceremonias llevando el debate. Las redes, como suele pasar en estas situaciones, sacaron el tema y se preguntaron qué estaba pasando. Las especulaciones no se hicieron esperar ni tampoco las quejas. Podía haber sido cualquier cosa, quizás ella no pudo, quizás se adelantaba la final para este jueves, tantos quizás... La duda quedó resuelta en la penúltima gala del reality cuando el presentador vasco confirmó que el domingo no habría programa y que saltaríamos directamente al martes con un resumen. Vamos, que hasta el jueves que viene no habrá mucha más chicha de Secret Story en la parrilla de Telecinco, se lo han quitado de un plumazo, y parece que a Toñi también.

Si lo que ha pasado es que sencillamente quieren acelerar las cosas o consideran que Carlos le da más fuerza, o que Toñi ya está en otro proyecto, ¿por qué no hacerle una despedida como se merece? ¿Por qué no sencillamente decirlo? Qué menos que un 'Gracias por todo Toñi'. De momento sabemos que la andaluza anda en un nuevo y apasionado proyecto pues, aunque en Secret Story no se ha vuelto a saber de ella, cada vez que Carlos anunciaba la publicidad este jueves, ahí estaba la píldora de este nuevo espacio llamado Déjate querer. ""Déjate querer’ es uno de los grandes regalos de 2022. Es un formato de emociones; de hablar, de conocer y contar historias; de ayudar a la gente a resolver sus problemas y tratar de que su vida cambie a mejor", explicaba la periodista feliz de la vida a Telecinco. Se trata de un programa de reencuentros, reconciliaciones y cuentas pendientes tipo Volverte a ver pero con un toque distinto.

Menudo lío tenemos, está pero no está, ahora sí, luego no. No me cabe duda que este programa es un detalle de Mediaset con la conductora, lo que esperamos es que esta vez pueda disfrutarlo sin contratiempos, ni cortes ni salidas inesperadas. La dinámica con ella en sus últimos programas en la cadena no ha sido precisamente muy estable. Después de arrancar con éxito y una audiencia más que decente el programa Viva la vida del fin de semana, de la noche a la mañana la sacaron de allí para, sin ton ni son, presentar Mujeres Y Hombres Y Viceversa. Un movimiento que no pareceron ni entender sus presentadoras, por mucho que pusieran su mejor sonrisa. Emma García pasaba al finde y Toñi al diario. Triste y desconcertada, así se despedía de Viva la vida. "Para mí siempre será el proyecto de mi vida", dijo con notable tristeza en su último programa de noviembre del 2018.

De allí pasó al show de citas donde lo dio todo y logró meterse en el bolsillo al público con su manera tan guasona de conducir el programa. Empatizó de inmediato con todos, tanto colaboradores como Nagore Robles, como con los protagonistas de las historias. Pero, de repente, la sacaron de allí. Es cierto que las audiencias no pasaban por su mejor momento y siguieron cayendo en picado después sin ella, pero no se puede responsabilizar de eso siempre al presentador, con los años los programas se desgastan y la gente se cansa. Pues adiós a Toñi una vez más. Y así, de la noche a la mañana, sin comerlo ni beberlo, llegó Jesús Vázquez al formato.

Desde entonces Toñi ha ido saltando de programa en programa en Mediaset como buscando su lugar sin llegar a echar raíces. En mi opinión esto no tiene nada que ver con su valía frente a las cámaras, la cual ha demostrado durante más de dos décadas en televisión, sino que está más asociado con el cambio de estructura que lleva haciendo Mediaset en los últimos años con experimentos nuevos. Toñi continúa haciendo magia en televisión, concretamente en su programa Gente maravillosa, donde en estos días vivió uno de los momentos más emotivos de su carrera durante su entrevista a la escritora Isabel Allende.

Es tanto el sentimiento que Toñi le pone a todo lo que hace que quizás, y digo solo quizás, por eso no es tan sencillo encajar con la maquinaria de Telecinco. Con Déjate querer, un programa aparentemente más amable, puede haber encontrado la horma de su zapato y por fin venir para quedarse. Se lo merece y el público también.

Más historias que te puedan interesar: