Toñi Moreno tiene una mano de hierro envuelta en un guante de terciopelo

·5 min de lectura

El papel de Toñi Moreno en Secret Story está siendo francamente brillante. Aunque ya conocíamos de sobra su potencial delante de la cámara, la presentadora está mostrando que tras su habitual dulzura hay una mujer muy rígida, que no permite que nadie se pase de la raya. Porque de buenas es una mujer encantadora, que tiene una empatía enorme, pero en realidad tiene una mano de hierro que ella sabe hábilmente enfundar en un guante de terciopelo.

Como espectador, Toñi Moreno es una de las comunicadoras que más me transmiten de nuestra televisión. En numerosas ocasiones ha demostrado una empatía enorme con aquella persona que tiene frente a sí, ya sea una celebridad o alguien anónimo. Es de las que coge la mano al que está entrevistando, para demostrarle que de verdad está ahí, pendiente de lo que dice, dispuesta a emocionarse o sufrir con lo que le cuente.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Pero ojo, porque Toñi Moreno de tonta no tiene ni un pelo, y también sabe sacar el bastón de Bernarda Alba para poner orden cuando las cosas se salen de madre. Y ese papel más rígido se lo hemos visto en el reality que ahora mismo tiene en marcha Telecinco, y en el que ella tiene el cargo de conducir las galas de los domingos.

Hay que destacar que Secret Story más que la casa de los secretos parece la casa de las broncas. La edición está marcada por los múltiples desencuentros entre sus participantes, que han sido incluso nominados de forma disciplinaria por broncas muy sonadas. Este domingo Carmen (una de las folloneras principales del concurso) volvía a discutir con Laila (que tampoco se queda atrás), y entre reproche y reproche la primera sacó la manguera del grifo de la cocina y roció de agua a su compañera.

Justo entonces la organización la llamaba al cubo (el equivalente al confesionario en Gran Hermano), y allí le comunicaban que ese era el último gesto fuera de lugar que cometería en el programa. Quedaba expulsada por razones disciplinarias automáticamente.

Esa misma noche del 6 de marzo Carmen visitaba Secret Story: La noche de los secretos y tenía una charla con Toñi Moreno, donde tuvo que ver el vídeo del incidente. La expulsada lamentaba lo sucedido, pedía perdón a su compañera y a la productora del programa, pero para Toñi aquello era insuficiente. Porque Carmen había dado mucha guerra dentro de la casa de Guadalix, demasiada, y no se podía mirar a otro lado. Echarle agua a Laila fue la gota que colmó el vaso, y nunca mejor dicho.

Así, con Carmen, Toñi demostró que bajo su alegría y cariño hay también una mujer muy rígida, que no va a callarse nada de nada. Podría haberse acercado a Carmen (que en teoría estaba avergonzada) y decirle que no pasa nada, que las emociones dentro de un programa de este tipo se multiplican, y que tiene que ir por la vida con otro talante. Pero no: la Moreno le decía en el vídeo solo se mostraba “una persona fuera de sí y un poco desquiciada”. La primera, en la frente.

La ya exconcursante, que un día antes se había besado con Rafa por primera vez, confesaba estar en shock por no pasar esa misma noche dentro de Secret Story, durmiendo con el resto de sus compañeros. “Vas a dormir en la tuya, porque la has cagado. Te vas a perder la mejor experiencia de tu vida por no tener autocontrol”, le dijo entonces la presentadora. ¡Expresó tantas cosas con tan solamente dos pinceladas, que no hacía falta ni leer entre líneas!

MADRID, ESPAÑA - 18 OCTUBRE: La presentadora de televisión Toñi Moreno posa durante la presentación de 'Dolores' de HBO Max el 18 de octubre de 2021 en Madrid, España. (Foto Borja B. Hojas/Getty Images)
MADRID, ESPAÑA - 18 OCTUBRE: La presentadora de televisión Toñi Moreno posa durante la presentación de 'Dolores' de HBO Max el 18 de octubre de 2021 en Madrid, España. (Foto Borja B. Hojas/Getty Images)

Hace menos de un mes Kenny, un concursante, abandonaba la competición de forma voluntaria, y con el Toñi Moreno también fue bastante cañera. En concreto, a este modelo de origen cubano le agradeció que se fuese porque “como fan de este programa me gusta ver concursantes que realmente se creen este programa, lo viven, y son honestos y que cuando entran lo van a dar todo”. En otras palabras, lo llamó ‘mueble’, que es como se conocen a los concursantes que en un reality pasan totalmente desapercibidos.

Kenny tiraba la toalla porque necesitaba saber cómo estaba su madre, quien pasaba dificultades económicas en Cuba, porque según sus palabras igual estaba hasta sin poder comer. Ni eso ablandó el corazón de Moreno (más de lo necesario) y por eso le explicó Kenny que entendía “que quieras saber cómo está tu madre, pero has perdido una oportunidad tan bonita de llevarte 200.000 euros para tu casa...”. Zasca al canto; Secret Story podría haber supuesto un gran ingreso económico para tu familia, pero has decidido irte por la puerta de atrás.

En definitiva, Toñi Moreno ha sido lo mejor que le podía pasar a Mediaset en materia de realities. Hemos descubierto un perfil que se siente cómodo con este tipo de formatos, que sabe sacar lo mejor de los concursantes, pero que no se calla una cuando la ocasión lo requiere. Y en parte, gracias a esa mano de hierro que tiene, aunque a menudo la veamos envuelta en un guante de terciopelo que sabe acariciar bien el alma.

Más historias que podrían interesarte:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente