Toni Kroos, el héroe silencioso del Real Madrid

David S. Bustamante/Soccrates/Getty Images

En un Real Madrid que se ha hecho fuerte esta temporada en base a su defensa y su mediocampo, sobresale por encima del resto la figura de Toni Kroos.

El teutón parecía carne de cañón en un equipo que estaba abocado a una revolución el verano pasado. Su temporada anterior había sido un verdadero desastre, pues jamás logró repuntar tras la debacle alemana en el Mundial 2018. Con 29 años, parecía que Kroos había dado ya sus mejores años en el fútbol de élite y sus horas en el Real Madrid estaban contadas.

La vuelta de Zinedine Zidane al banquillo merengue, sin embargo le regaló una nueva tirada en la partida. El francés le prometió a Florentino Pérez que lograría reactivar al equipo, que lo dejara en sus manos. Así fue como Kroos, junto a Modric, Marcelo, Isco e incluso Varane lograrón mantenerse en el equipo para intentar afrontar una temporada clave en el futuro de la entidad.

Tras cinco años magníficos en los que habían levantado cuatro Champions Leagues, el equipo se había caído por un precipicio. La temporada en la que el equipo termino tercero, a 19 puntos del FC Barcelona, y que vio desfilar por el banquillo a Julen Lopetegui y Santiago Solari hasta que se confirmó la vuelta de Zizou, debía ser un borrón de cara al futuro, pues un equipo con el Real Madrid no se podía permitir dos años seguidos sin competir por todos los títulos.

Si la plantilla blanca cuenta con un competidor nato en sus filas ese es Toni Kroos. Criado en la cantera del Bayern, el alemán no sabe lo que es jugar al fútbol si no es para ganar. Lleva más de una década en la élite y pocas veces se había visto en la situación que se vio la temporada pasada.

Quality Sport Images/Getty Images

Por eso Zidane siguió creyendo en él. Su entrenador sabe mejor que nadie que Kroos es un motor diesel, confiable para los recorridos largos aunque le cueste entrar en calor. Del teutón no se pueden esperar gestos para la galería todas las semanas, pero a cambio aporta seriedad, fiabilidad y precisión

La presente temporada no la arrancó de la mejor manera posible, pues su estado físico, como el del resto del equipo, estaba lejos de ser el más óptimo. El método Dupont tardó bastante en dar sus resulatados en la plantilla merengue, pero quizás en el primero que se empezaron ver brotes verdes fue en el propio Kroos.

Mientras las lesiones hacían mella en el castigado físico de casi 34 años de Luka Modric, y Fede Valverde empezaba a destapar el tarro de las esencias, Kroos mantenía el tipo en un mediocampo madridista que a punto estuvo de quedar descarrilado en octubre. Precisamente un gol suyo en Estambul, tras la última derrota del equipo hasta la fecha, dio la tranquilidad necesaria al grupo en la Champions League para empezar la escalada de nuevo a la cima.

Desde entonces, se han registrado sólo tres empates más en Liga y se ha conseguido la clasificación a siguiente ronda en la Champions y una victoria brillante en la Supercopa de España, en la cual marcó un golazo de bandera con un disparo de córner directo. En estos últimos tres meses brillantes, en el equipo ha habido una constante: las grandes actuaciones de Toni Kroos.

Si su gol en Estambul fue clave para arrancar el ascenso, no menos lo ha sido su centro medido a Nacho para que éste cabeceara el tanto de la victoria a la red contra el Valladolid, la noche que los blancos por fin duermen como líderes en solitario de la Liga.

David S. Bustamante/Soccrates/Getty Images

El traspiés del Barça en Valencia ha dado aire a un Real Madrid que venía al acecho de ese liderato durante más de un mes, y que finalmente ha conseguido. El mejorjugador del partido en el Nuevo Zorrilla fue sin discusión Toni Kross, que ya en la primera parte asistió a Casemiro para que anotara de cabeza en el segundo palo, pero el VAR desbarató la jugada por un fuera de juego milimétrico.

Los blancos han ganado en fiabilidad defensiva, pero siguen sufriendo para crear ocasiones claras de gol. Eso sí, pueden confiar completamente en que Kroos ponga un par de balones de gol por partido, y con cabeceadores del nivel de Sergio Ramos, Varane o Casemiro, eso es clave para las aspiraciones del equipo este año.

Kroos se ha convertido en el amo y señor del mediocampo madridista, además de ser el héroe silencioso del equipo. Mientras otros se llevan los focos, él se dedica a trabajar para ep equipo, siempre a su ritmo, de manera confiable, cometiendo el mínimo de fallos posible cada partido.

Un seguro de vida para Zidane que sabe que colgado de la calidad de un Kroos recuperado para la causa, el Real Madrid vuelve a aspirar a todo este año.

Más historias que te puede interesar: