Tom Holland se pasa al pelo largo con un corte muy extraño

·2 min de lectura
Photo credit: Jose Perez/Bauer-Griffin - Getty Images
Photo credit: Jose Perez/Bauer-Griffin - Getty Images

Tom Holland es de esos hombres con estilo incuestionable que acaparan toda las miradas tan pronto como posan en un photocall. Tanto si posa en las fotos con Zendaya, como si lo vemos llegar solo a premiere, el actor siempre figura en la lista de los mejor vestidos de cualquier alfombra roja. Su impecable gusto para elegir traje y su perfecto corte de pelo largo siempre peinado con atino, son el combo perfecto para cualquier hombre elegante que busque mantener un aspecto juvenil. Sin embargo, los actores llevan la cruz del personaje a cuestas y a veces les toca sacrificar su apariencia en pos del guión. Por ejemplo, a Joaquin Phoenix le han tocado transformaciones físicas bastante extremas y a Tom Holland un peinado retro un tanto extraño que nos recuerda a las melenas de los años ochenta.

Photo credit: Jose Perez/Bauer-Griffin - Getty Images
Photo credit: Jose Perez/Bauer-Griffin - Getty Images

A juzgar por su media melena ondulada, podría tratarse de un papel en Stranger Things, pero lo que ha llevado a Holland a aparecer de esta guisa por las calles de Los Ángeles es el rodaje de su nueva serie: The Crowded Room. En efecto, el actor se ha pasado al club de los hombres con pelo largo a través de un corte un tanto peculiar, que incluye una media melena con bucles más marcados que sus ondulaciones naturales, y un flequillo corto que lleva abierto por la mitad. Será que nos recuerda a los peinados que estaban de moda en los años ochenta, será la chaqueta de chándal de terciopelo, pero lo cierto es que el nuevo look de Holland tiene un punto nostálgico y otro rejuvenecedor.

La del actor se asemeja a una versión del corte de pelo de querubín que hemos visto llevar a Harry Styles o a Justin Bieber. Una versión más adolescente y desenfadada que resta años sí, pero, ¿a qué precio? Estamos muy a favor de que los hombres de pelo largo mantengan su forma natural, ya sea una melena rizada, un pelo liso o un ligero ondulado como el que solía llevar Tom Holland. Sin embargo, el flequillo recto y abierto resulta casi imposible de salvar, incluso con el esmoquin de tres piezas más elegante. En fin, gajes del oficio, ¿no?

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente