Tom Hanks nos crea un nudo en la garganta con sus lágrimas en los Globos de Oro

Que Tom Hanks sabe cómo hacernos llorar no teníamos ninguna duda. Su larga filmografía lo demuestra. Pero en la madrugada del lunes, el actor de 63 años consiguió crearnos un nudo en la garganta al emocionarse durante su discurso en los Globos de Oro.

El intérprete de Forrest Gump fue la estrella homenajeada en la 77 ceremonia de los premios de la Asociación de la Prensa Extranjera en Hollywood con el Cecil B. de Mille Award a su trayectoria. Y como es su costumbre, intentó mantener el buen sentido del humor riéndose de sus primeros trabajos ilustrados en un vídeo de presentación donde incluían su debut en Vacaciones en el mar, pero la emoción atragantó sus palabras.

(AP Photo, Chris Pizzello, GTRES)

Digan la verdad, ¿puedo ver vuestras manos?” comenzaba pidiendo a la audiencia para preguntar a sus colegas de profesión “¿cuántas personas en esta habitación tienen un clip que incluyera Vacaciones en el mar?” arrancaba bromeando para comenzar a tararear la canción de cabecera de la legendaria serie romántica. Pero enseguida la cosa se puso seria.

A pesar de haber ganado un sinfín de premios, incluyendo cuatro Globos de Oro en el pasado, no pudo contener las lágrimas al mencionar a su familia. Su esposa, Rita Wilson, y sus hijos estaban en la mesa central del auditorio, observándolo con orgullo. Fue al nombrarlos que la emoción se apoderó de él y tuvo que tomar un descanso para recomponerse antes de seguir hablando.

Un hombre es bendecido con una familia sentada enfrente y con una esposa que es fantástica en todos los sentidos” decía una vez que podía articular palabra. “Que me ha enseñado lo que es el amor… cinco hijos que son más valientes, más fuertes y más sabios que su viejo hombre” continuaba.

Un grupo amoroso de personas que han soportado que esté lejos durante meses y meses. Por supuesto, de otra manera, no estaría aquí si no hubieran tenido que soportarlo y no puedo decirles cuánto significa vuestro amor para mí” añadía.

La emoción inundó tanto la sala que el momento consiguió traspasar la pantalla, mientras Hanks seguía agradeciendo a todos aquellos que le sirvieron de inspiración. Nombres como Meryl Streep, Denzel Washington, Antonio Banderas, Julia Roberts, Meg Ryan y Sally Field fueron algunos de los que nombró, para luego agradecer a directores y guionistas que siempre “lo desafiaron”, “cada uno de ellos”.

Hanks aprovechó el momento para dar un consejo a jóvenes actores utilizando su propia experiencia, sugiriendo que la mejor lección que recibió es que debía mantener siempre “su cabeza llena de ideas. Llevar lo que sea, probar lo que sea aunque quizás no lo usen”, y que estar siempre preparado a tiempo es uno de los “actos más liberadores”.

Pero entonces comenzó a emocionarse de nuevo culpando a un resfrío por su emotividad. “Es el resfrío que está haciendo que pase esto. ¡Nunca me emociono así en casa!” dijo en broma.

Más temas que te pueden interesar:

¿Boicot a Netflix? Los Globos de Oro pasan de sus películas y series premiando a ‘1917’ y ‘Érase una vez en… Hollywood’

Ricky Gervais no deja títere con cabeza en su monólogo de los Globos de Oro: "No saben nada del mundo real"

Patricia Arquette pide un mundo mejor en el discurso más político de los Globos de Oro